La infiltración consiste en inyectar un anestésico local, un corticoide, una sustancia biológica o una combinación de ellos en una estructura del sistema musculo esquelético, que bien puede ser una articulación, un músculo o un tendón.

Muchos pacientes me preguntan: ¿son buenas las infiltraciones? Yo les contesto que como cualquier otro tratamiento médico no se trata de si son buenas o malas, sino si son necesarias. Las infiltraciones se usan para aliviar el dolor de algunas patologías o en otros casos para resolver determinados problemas. Si la indicación es correcta y usamos una técnica adecuada los resultados serán buenos, pudiendo poner solución al problema de los pacientes.

En la patología del hombro las usamos en primer lugar en casos de bursitis agudas muy sintomáticas para aliviar el dolor del paciente, que en algunos casos puedes ser muy intenso. En segundo lugar puede que resolvamos el problema con una o dos infiltraciones.

En tendinopatías agudas o calcificadas también pueden ser de utilidad junto con el tratamiento fisioterapéutica para mejorar los síntomas y controlar el proceso inflamatorio. En otros casos las infiltraciones solo se usan para disminuir el dolor en espera de que otros tratamientos sean efectivos.

Por ejemplo, en casos de capsulitis adhesiva (hombro congelado), el tratamiento principal en las primeras fases es la fisioterapia, pero si el paciente tiene mucho dolor no puede hacer los ejercicios necesarios por lo que las infiltraciones pueden ayudar al tratamiento. Las infiltraciones de productos biológicos como el plasma rico en plaquetas pueden ser de utilidad en casos de roturas parciales o fibrilares de los tendones del manguito rotador.

En estos casos de infiltraciones intratendinosas y en otros usamos la ecografía para dirigir la infiltración y de esta manera obtener mejores resultados y aumentar la seguridad para el paciente.

Infiltraciones en el hombro; recomendaciones

infiltracion hombro

Como norma general no aconsejamos más de tres infiltraciones de corticoides en un año para la misma estructura a tratar, y en el caso de los corticoides también tendremos especial cuidado con pacientes diabéticos o hipertensos, ya que estos fármacos pueden producir aumento de la glucemia y elevación de la tensión arterial.

También tendremos cuidado con pacientes con historia de alergia a medicamentos, ya que, aunque son raras puede haber reacciones alérgicas a los productos que infiltramos.

En otros casos las infiltraciones nos pueden ayudar a obtener un diagnóstico en casos problemáticos, ya que si infiltramos con anestesia local una estructura determinada y se produce un alivio inmediato de los síntomas, podemos estar seguros que esa estructura era la causa del problema y poner los medios para resolverlo de manera definitiva.

Si seguimos estas reglas básicas, cuidamos las normas de asepsia para realizar la infiltración con el fin de evitar las infecciones, las infiltraciones resultan una técnica segura y que puede proporcionar al paciente un importante alivio de su sintomatología y en muchos casos resolver definitivamente su patología.

¿Cuándo es necesario realizarse infiltraciones en el hombro?
5 (100%) 1 vote