El dolor de espalda durante el embarazo no es nada sorprendente, pero eso no significa que no se le deba prestar atención. Hay hasta siete formas de aliviar el dolor de espalda durante el embarazo, comenzando por una buena postura, por la actividad física y terminando con terapias complementarias.

El dolor de espalda durante el embarazo es una queja común, y no es de extrañar. Hay que tener en cuenta que durante el embarazo se aumenta de peso, lo que hace que su centro de gravedad cambie, así como que las hormonas relajen los ligamentos de las articulaciones de la pelvis. A menudo, sin embargo, se puede prevenir o aliviar el dolor de espalda durante el embarazo, y existen hasta siete maneras de acabar con el dolor de espalda al embarazo, y a continuación te las contamos:

#1 – Practicar una buena postura

A medida que crece el bebé, el centro de gravedad se mueve hacia adelante. Para evitar caer hacia adelante, puedes compensar con una inclinación hacia atrás, que puede tensar los músculos en la parte inferior de la espalda y contribuir al dolor de espalda durante el embarazo.

Cuando estés de pie, usa una posición cómoda para mejorar el soporte. Si debes permanecer de pie durante largos períodos de tiempo, aprovecha para descansar un pie sobre un taburete bajo y toma el tiempo suficiente para descansos frecuentes.

Una buena postura también significa sentarse con cuidado. Elige una silla que apoye la espalda, o coloque una almohada pequeña detrás de la parte baja de la espalda.

dolores-espalda-embarazo

#2 – Obtener el equipo adecuado

Utiliza zapatos de tacón bajo – no planos – con buen soporte de arco. Evite los tacones altos, lo que puede cambiar aún más el equilibrio hacia adelante y hacer que caiga finalmente.

Existe la posibilidad de usar un cinturón de soporte de maternidad. Aunque la investigación sobre la efectividad de los cinturones de apoyo para la maternidad es limitada, algunas mujeres consideran útil el apoyo adicional. En todo caso consulte siempre a su médico sobre la conveniencia de usar este tipo de cinturones.

#3 – Levantar objetos correctamente

Al levantar un objeto, es importante agacharse y levantarlo con las piernas, así como que no dobles la cintura ni levantes con la espalda. También es importante conocer tus propios límites. Pide ayuda siempre que la necesites.

#4 – Dormir de lado

Es recomendable que duermas de lado y no boca arriba. Trata de mantener una o las dos rodillas dobladas, y considera el uso de almohadas de embarazo o de apoyo entre las rodillas dobladas, justo debajo del abdomen y detrás de la espalda.

#5 – Prueba el calor, el frío o el masaje

Aunque la evidencia para apoyar su efectividad es limitada, el masaje o la aplicación de una almohadilla de calefacción, así como un paquete de hielo en la espalda podría ayudar.

#6 – Incluye actividad física en tu rutina diaria

La actividad física regular puede mantener la espalda fuerte y aliviar el dolor de espalda durante el embarazo. Si el médico lo aconseja, trata de realizar actividades suaves, así como caminar o hacer ejercicio en el agua. Un fisioterapeuta también puede mostrarte estiramientos y ejercicios que podrían ayudarte gratamente.

#7 – Considera las terapias complementarias

Si tienes dolores de espalda severos durante el embarazo o sufres un dolor de espalda que dura más de dos semanas, es importante que hables con tu médico.

Ten en cuenta que el dolor de espalda durante el embarazo puede ser un signo de trabajo de parto prematuro o una infección del tracto urinario. Si tiene dolor de espalda durante el embarazo acompañado de sangrado vaginal, fiebre o ardor al orinar, comuníquese con su médico inmediatamente.

Rate this post