Edema óseo es simplemente una condición en la que se encuentra líquido dentro del hueso. Es un hallazgo muy inespecífico, ya que al igual que nuestros músculos o nuestras articulaciones se desgastan tras un largo plazo, el hueso puede producir dolor también.

¿Cuáles son las causas de edema de médula ósea? 

El primero es trauma, que hace referencia a cuando usted sufre una lesión importante, algo que puede golpear el hueso. Cuando esto ocurra se desarrollará fluido dentro del hueso en respuesta a la lesión. Aquí el hueso no se muestra muy diferente de los otros tejidos, como los músculos que recogen el fluido después de una lesión.

La segunda causa más común de edema de médula ósea es la osteoartritis. En una rodilla artrítica el cartílago se ha convertido en fino, o ausente. En esa situación, el hueso está bajo más estrés. Si la tensión excede la capacidad del hueso para soportar el peso, o el estrés produce la fractura. Esa reacción de estrés o fractura se manifiesta como edema de médula ósea.

·         “Osteonecrosis”: La osteonecrosis literalmente significa “la muerte del hueso”. Esto significa que un pequeño vaso sanguíneo en el hueso se colapsó de alguna manera, y un pequeño trozo de hueso muere. No es tan catastrófica como suena, pero produce una gran cantidad de edema de médula ósea… y puede ser muy doloroso.

edema

¿El edema óseo es doloroso? 

Cuando los músculos se lesionan y el líquido se acumula en el músculo, se hincharán considerablemente. Los huesos no pueden hincharse, por lo que en caso de haber líquido en el hueso, la presión dentro del hueso sube. Cuando la presión en el hueso se eleva debido al edema, se producirá dolor. Para aquellos de ustedes que han tenido un absceso dental… eso es lo que se siente como dolor a la presión.

¿El  edema de médula ósea debe de ser tratado? 

Después de un traumatismo, el edema de la médula ósea puede curarse por sí mismo, como la mayoría de contusiones que hayas podido tener. En la osteonecrosis, el edema de médula ósea también se resolverá.

En muchos casos crecerán nuevos vasos sanguíneos y se resolverá la necrosis.  Aunque a veces el área involucrada es demasiado grande y no consigue volver a crecer. La osteoartritis por otra parte es una condición progresiva. Por desgracia, sólo empeora con el tiempo. Eso significa que el edema es poco probable que mejore. En casos de dolor severo que se piensa que es debido al edema de la médula ósea, ciertos tratamientos pueden ser indicados.

¿Cómo se trata el edema de médula ósea? 

Los tratamientos tradicionales para el edema de la médula ósea por lo general implican la rehabilitación a través de la fisioterapia, magnetoterapia, descanso y hielo, así como medicamentos como el ibuprofeno o acetaminofeno, e incluso una muleta o un bastón pueden ser de gran ayuda.

Hay un tratamiento que utiliza una mezcla de bisfosfonatos y vitamina D para ayudar a aumentar la densidad ósea. Cuando este tratamiento se realiza mediante administración intravenosa, se ha encontrado ser muy eficaz en la reducción de dolor y aumento de la densidad. Otros fármacos que habitualmente atienden el sistema vascular han resultado eficaces para el edema de la médula ósea, ya que animan el flujo de sangre y tratar anomalías vasculares que pueden existir en el hueso y médula.

En algunos casos más difíciles, la descompresión ósea por perforaciones puede ser utilizada. Este es un tipo de cirugía en la que un cirujano realiza un agujero en la parte afectada del hueso que permite que el área del hueso experimente un aumento del flujo sanguíneo, forman nuevos vasos sanguíneos, y sanar.

Otra opción es subcondroplastia, que puede ser especialmente eficaz para pacientes con osteoartritis. En este procedimiento, una placa de rayos x determina donde se encuentra el edema; a continuación, el paciente es sedado, y una pequeña aguja inyecta una pasta en la zona de la edema. La pasta se endurece y proporciona más resistencia y densidad de los huesos.

Edema óseo, ¿Cómo recuperarse?
5 (100%) 1 vote