El hombro es la articulación más móvil de todo el cuerpo humando. Tanta es su movilidad, que hace que el hombro también se muestre vulnerable a sufrir todo tipo de lesiones y problemas. Aquí es donde entran en juego los ejercicios pendulares de Codman, realmente beneficiosos cuando se ha sufrido una lesión en el hombro o en los momentos posteriores a una cirugía. En función de cada caso, pueden recomendarse como parte de la terapia para relajar los músculos del hombro, consiguiendo aliviar el dolor y aumentando el rango de movimiento.

Los ejercicios de Codman o pendulares se pueden hacer de dos maneras diferentes. La más habitual es hacerlo acostado boca abajo, sobre una mesa de terapia con el brazo y el hombro colgando justamente por el borde de la mesa. Pero si lo prefieres también puedes hacerlos de pie, inclinándote hacia adelante por la cintura, y dejando que el brazo cuelgue directamente hacia el suelo.

En cualquiera de los dos casos el objetivo es el mismo, que no es otro que tener el brazo colgando, dejando el omóplato totalmente relajado. Te recomendamos que comiences con movimientos de avance y retroceso, posteriormente comiences de lado a lado y ya por último, los realices en pequeños círculos. Los movimientos iniciales deben ser de unos 15 grados respecto a la vertical, pero conforme el hombro se va relajando se deja que el movimiento vaya a 30 grados sin ningún problema.

Las lesiones de hombro van acompañadas de la tensión muscular

Siempre que tenga una lesión en el hombro, irá acompañada de una tensión muscular asociada en la región cervical y en la escápula, incluso en un grado ligero, para ayudar a estabilizar la articulación del hombro mientras se cura la lesión. Debido a que estos músculos se utilizan de forma constantemente día sí día también, es habitual que crezca el dolor y la rigidez.

 

Ejercicios de Codman o pendulares

Los ejercicios de Codman se encargan de situar el hombro en una posición que permite que la gravedad relaje los músculos tirando suavemente hacia abajo, mientras que el brazo realiza los movimientos pendulares necesarios y que resultan realmente beneficiosos.

codman

Tanto la posición del brazo como los movimientos realizados, aumentan la circulación sanguínea en el hombro y zonas adyacentes, ayudándonos a recuperarnos de una forma mucho más efectiva. Este aumento de la circulación ayuda a acelerar la eliminación de productos de desecho y a reducir el dolor, ya que la circulación sanguínea se muestra como la encargada de suministrar a nuestro cuerpo la cantidad de nutrientes y de oxígeno necesaria.

Un instinto común cuando se tiene una lesión en el hombro es mantenerlo quieto para evitar el dolor. Sin embargo, esto puede prolongar su proceso de recuperación debido a las adherencias que se pueden formar mientras que la curación se lleva a cabo. Los ejercicios de Codman ayudan a mantener el rango de movimiento durante la recuperación.

¿Cómo pueden ayudarte los ejercicios de Codman a recuperarte de una lesión de hombro?
5 (100%) 1 vote