La artroscopia de codo permite la visualización del interior del codo sin necesidad de realizar grandes incisiones quirúrgicas, a través de unos orificios que se llaman “portales” podemos introducir dentro de la articulación una óptica para “ver” el codo por dentro y una serie de instrumentos para realizar operaciones con extracción de cuerpos libres, tratamiento de la inflamación articular y lesiones del cartílago. Es una técnica segura que al ser mínimamente invasiva permite realizar múltiples técnicas por pocos riesgos, disminuyendo las molestias en el postoperatorio y acortando la estancia hospitalaria.

Las indicaciones más frecuentes son:

  • Cuerpos libres
  • Osteocondritis disecante
  • Artrosis
  • Sinovitis
  • Plica sinovial
  • Rigidez de codo
  • Fracturas
  • Epicondilitis
  • Diagnóstico codo doloroso

Captura de pantalla 2014-11-02 a las 18.57.39

 

Captura de pantalla 2014-11-02 a las 18.57.50

Rate this post