Lesión del cartílago articular:

Dentro de la articulación hay diferentes tipos de cartílago que protegen las superficies de los huesos y que permiten un movimiento suave. El cartílago articular se refiere al cartílago que cubre las superficies óseas de las articulaciones, protegiéndolas de las lesiones por fricción que se producen durante el movimiento. Al igual que los huesos dentro de la articulación, el cartílago articular juega un papel importante en el soporte de peso y ayuda con movimientos como flexión, extensión y rotación de las articulaciones.
El cartílago articular no posee un suministro de sangre propio. Como resultado, cuando sufre de lesión, no posee la capacidad de curarse a sí mismo.

¿Qué causa la lesión del cartílago articular?

La lesión del cartílago articular puede ser causada por una variedad de condiciones. Estos pueden incluir traumatismo directo a la articulación, como un impacto repentino en una caída o una lesión deportiva.
El desgaste del cartílago se produce gradualmente como parte del proceso de envejecimiento, pero las lesiones por uso excesivo también pueden causar daño al cartílago. Las lesiones por uso excesivo son típicamente el resultado de movimientos o ejercicios repetidos de una articulación en el tiempo sin asignar suficiente tiempo para que el cuerpo se recupere.
Esto ocurre con frecuencias en deportistas que durante el entrenamiento o la práctica de su deporte a nivel competitivo realiza un movimiento muchas veces y en ocasiones soportando importantes cargas o tracciones. Condiciones médicas degenerativas, como la osteoartritis, también pueden causar lesiones en el cartílago articular.

Síntomas y diagnóstico

El síntoma más común de una lesión del cartílago articular es el dolor que empeora con el movimiento de la articulación. Puede haber hinchazón alrededor de la articulación y algo de enrojecimiento también, especialmente si hay inflamación subyacente importante.rodilla
Es frecuente que se produzca aumento del líquido articular dentro de la articulación. El paciente refiere que “se le ha salido el líquido articular”. En realidad, lo que ocurre es que ese líquido que es normal en todas las articulaciones, cuando hay algún tipo de lesión o daño articular se produce en más cantidad. Las articulaciones pueden ser dolorosas a la palpación.
Los pacientes pueden presentar movimientos de su articulación restringidos o difíciles, lo que puede afectar negativamente la capacidad del paciente para realizar tareas regulares. Estos problemas de movilidad son porque, a medida que la degeneración o lesión empeora, pequeñas cantidades del cartílago pueden comenzar a flotar dentro de la articulación. Estos se llaman cuerpos libres y pueden causar una restricción significativa del movimiento de las articulaciones.
La mayoría de los casos se diagnostican a partir de la historia clínica y el examen solo. Su médico puede ordenar uno o más estudios de imagen para determinar la gravedad de su lesión. Esto se hace con el fin de determinar el mejor curso de tratamiento para su condición específica. Los rayos X no son particularmente útiles en la visualización del cartílago, pero una resonancia magnética proporciona mucha más información.
Otra prueba útil es una artroscopia, que es un procedimiento en el que una pequeña cámara unida al extremo de un tubo se inserta en la articulación. La artroscopia permite a su médico examinar las estructuras de su articulación de una manera mínimamente invasiva. La artroscopia se utiliza para visualizar el cartílago lesionado y determinar el mejor curso de tratamiento.

lesion

¿Cómo se trata una lesión del cartílago articular?

Las opciones de tratamiento conservador pueden ayudar a aliviar algunos de los síntomas de la lesión del cartílago articular. Se pueden prescribir o recomendar medicamentos para ayudar a aliviar cualquier inflamación y reducir el dolor. La fisioterapia es extremadamente útil para ayudar a los pacientes a recuperar su movilidad.
En el caso del deportista con lesión de cartílago la prevención es fundamental, evitando la repetición innecesaria de movimientos sobre todo con cargas importantes, el fortalecimiento muscular para disminuir las cargas de la articulación, cuidar la técnica de cada deporte también puede evitar la producción de lesiones articulares. Las inyecciones de esteroides en la articulación pueden ayudar a reducir la inflamación. También se usan otros tipos de infiltración como el ácido hialurónico o el plasma rico en plaquetas obtenido de la propia sangre del paciente.
Si la condición es grave o no responde a los métodos de tratamiento conservadores, la cirugía puede ser necesaria. Los procedimientos quirúrgicos necesarios, tales como el lavado de los cuerpos libre o el afeitado articular del cartílago, pueden realizarse usando un artroscopio. Existen técnicas para retirar zonas de cartílago lesionado o enfermo y sustituirlas por cartílago nuevo.
Este cartílago nuevo puede venir de distintas fuentes: injertos del propio paciente de otras zonas de la misma articulación que no soportan cargas y son menos necesarias, injertos de cadáver obtenidos de banco de tejidos. Cartílago del propio paciente pero que se ha obtenido por cultivo de condrocitos en el laboratorio.
En casos extremos de lesión del cartílago articular con destrucción ósea asociada, puede ser necesario realizar una cirugía de reemplazo articular.
Después del tratamiento para las lesiones del cartílago articular, los pacientes pueden requerir un período de rehabilitación antes de volver a su rutina regular. Los pacientes pueden ser aconsejados para evitar ciertas actividades que pueden provocar la lesión del cartílago una vez más.

Lesión de cartílago articular, ¿por qué es tan frecuente en deportistas?
5 (100%) 1 vote