El hombro es la articulación más móvil del cuerpo. Le ayuda a levantar el brazo, a girarlo y a subirlo por encima de la cabeza. Es capaz de girar en muchas direcciones. Esta mayor amplitud de movimiento, sin embargo, puede causar inestabilidad.

La inestabilidad del hombro ocurre cuando la cabeza del húmero es forzada fuera de la articulación. El hombro se “sale” Esto puede ocurrir como resultado de una caída o en algunos pacientes con mucha laxitud articular sin que haya traumatismo.

Una vez que un hombro se ha luxado, es vulnerable a que vuelva a salirse con traumatismos cada vez más pequeños.

Anatomía normal del hombro

El hombro está formado por tres huesos: el hueso superior del brazo (húmero), el omóplato (escápula) y la clavícula. La cabeza o la bola del húmero articulan con la superficie glenoidea de la escápula. El tejido conectivo fuerte, llamado la cápsula del hombro y el sistema de ligamentos, mantienen la cabeza del húmero centrada en la superficie glenoidea. Su hombro también depende de fuertes tendones y músculos para mantener el hombro estable.

Las luxaciones del hombro pueden ser parciales, la cabeza humeral se “sale” sólo parcialmente. Esto se llama subluxación. Una dislocación completa significa que la cabeza sale completamente de la articulación.

Una vez que los ligamentos, los tendones y los músculos alrededor del hombro se sueltan o se rompen, las luxaciones pueden ocurrir repetidamente. La inestabilidad crónica del hombro es la incapacidad persistente de estos tejidos para mantener el brazo centrado en la articulación del hombro.

Hay tres maneras comunes que un hombro puede llegar a ser inestable: 

Luxación traumática del hombro

Lesiones severas o traumáticas, es la más frecuente causa de una luxación inicial del hombro. Cuando la cabeza del húmero se disloca, el hueso de la cavidad (glenoide) y los ligamentos en la parte frontal del hombro se lesionan. El labrum – estructura similar al menisco colocada alrededor del borde de la glenoide – también puede romperse o separarse del hueso. Esto se conoce comúnmente como una lesión de Bankart. Una primera luxación severa puede conducir a dislocaciones continuas, o una sensación de inestabilidad.

Esfuerzo repetitivo

Algunas personas con inestabilidad en los hombros nunca han tenido una luxación. La mayoría de estos pacientes tienen ligamentos más flojos en los hombros.

Natación, tenis y voleibol son algunos de los deportes que requieren movimiento repetitivo de cabeza que puede estirar los ligamentos del hombro. Muchos trabajos también requieren un trabajo repetitivo.

Los ligamentos más sueltos pueden dificultar el mantenimiento de la estabilidad del hombro. Las actividades repetitivas o estresantes pueden desafiar un hombro debilitado. Esto puede resultar en un hombro doloroso e inestable.

Inestabilidad multidireccional

En una pequeña minoría de pacientes, el hombro puede llegar a ser inestable sin antecedentes de lesión o esfuerzo repetitivo. En estos pacientes, el hombro puede sentirse suelto o dislocarse en múltiples direcciones, lo que significa que la cabeza humeral puede dislocarse hacia fuera por la parte anterior, por la espalda o por la parte inferior del hombro. Esto se llama inestabilidad multidireccional.

Síntomas

Los síntomas comunes de la inestabilidad crónica del hombro incluyen:

  • Dolor causado por lesión en el hombro
  • Luxaciones repetidas del hombro
  • Una sensación persistente del hombro “flojo” o que “falla”.

Examen médico

En la exploración su médico verá la movilidad del hombro y buscará signos de inestabilidad, el signo más frecuente es el de aprensión que consiste en forzar suavemente la rotación externa del brazo con el hombro levantado, en este momento el paciente refiere sensación de que el hombro se va a “salir”.

Pruebas de imagen

Su médico puede solicitar pruebas de imagen para ayudar a confirmar su diagnóstico e identificar cualquier otro problema.

- Rayos X: Estas imágenes mostrarán cualquier lesión de los huesos que componen la articulación del hombro.

- Imágenes por resonancia magnética (RMN): Esto proporciona imágenes detalladas de los tejidos blandos. Puede ayudar a su médico a identificar las lesiones de los ligamentos y tendones que rodean la articulación del hombro. Habitualmente solicitamos RMN con contraste intrarticular para ver las lesiones de la cápsula y los ligamentos del hombro.

Tratamiento

La inestabilidad crónica del hombro a menudo se trata primero con opciones no quirúrgicas. Si estas opciones no alivian el dolor y la inestabilidad, la cirugía puede ser necesaria.

Tratamiento no quirúrgico

Modificación de la actividad. Usted debe hacer algunos cambios en su estilo de vida y evitar las actividades que agravan sus síntomas. Terapia física. El fortalecimiento de los músculos del hombro y el trabajo en el control del hombro pueden aumentar la estabilidad. Su terapeuta diseñará un programa de ejercicios en el hogar para su hombro.

Tratamiento quirúrgico

La cirugía es a menudo necesaria para reparar los ligamentos rotos o estirados para que sean más capaces de mantener la articulación del hombro en su lugar.

- Artroscopia. Los tejidos blandos del hombro pueden ser reparados con pequeños instrumentos y pequeñas incisiones. Este es un procedimiento ambulatorio. La artroscopia es una cirugía mínimamente invasiva. Su cirujano mirará dentro del hombro con una pequeña cámara y realizará la cirugía con instrumentos especiales.

El objetivo de la cirugía es reparar todos los tejidos que se han lesionado y producen las repeticiones de la luxación. Habitualmente se repara el “labrum” colocando pequeños anclajes en el hueso que llevan unas suturas que sirven para fijar de nuevo esta estructura al borde de la cavidad glenoidea. También se usan suturas para reconstruir la cápsula articular dañada o “estirada”.

- Cirugía abierta. Algunos pacientes pueden necesitar un procedimiento quirúrgico abierto. Esto implica hacer una incisión más grande sobre el hombro y realizar la reparación bajo visualización directa.

Esto es más frecuente en casos en los que se han producido muchas luxaciones y los tejidos blandos no se pueden reparar totalmente. La cirugía abierta habitualmente consiste en colocar un “tope” óseo en la parte anterior del hombro para aumentar la superficie de contacto entre la cabeza humeral y la glena, dificultando que la cabeza se luxe.

- Rehabilitación. Después de la cirugía, su hombro puede ser inmovilizado  con un cabestrillo durante 4 a 6 semanas. Cuando se retira el cabestrillo, se iniciarán ejercicios para rehabilitar los ligamentos y músculos.

Esto mejorará el rango de movimiento en su hombro y evitará cicatrices mientras los ligamentos cicatrizan. Asegúrese de seguir el plan de tratamiento de su médico. Aunque es un proceso lento, su compromiso con la terapia física es el factor más importante para regresar a todas las actividades que disfruta.

Luxación recidivante de hombro, ¿cómo se trata?
5 (100%) 2 votes