La artroplastia de cadera hace referencia  la sustitución quirúrgica de la totalidad, o parte, de la articulación de la cadera con un dispositivo artificial (prótesis). Se puede permitir una mejora considerable en el dolor y la discapacidad del paciente y se ha convertido en una de las innovaciones de mayor éxito en la medicina moderna.

El procedimiento puede ser o bien una artroplastia total de cadera o una hemiartroplastia. En la artroplastia total de cadera las superficies articulares del fémur y el acetábulo se sustituyen. Esto puede ser:

  • Artroplastia total de cadera: el reemplazo de la cabeza femoral, el cuello y el cotilo pélvico.
  • Resurfacing artroplastia total de cadera: sustitución de la superficie de la cabeza femoral.
  • Hemiartroplastia unipolar: reemplazo de la cabeza femoral y el cuello.
  • Bipolar hemiartroplastia: reemplazo de la cabeza femoral y el cuello más una adición de una copa acetabular que no está conectado a la pelvis.

Se utilizan una serie de abordajes quirúrgicos de la articulación de la cadera, cada uno con diferentes ventajas y desventajas. Los métodos más comúnmente utilizados incluyen el anterior directo, lateral y posterior.

Epidemiología

El número de artroplastias de cadera está aumentando con 76.500 en 2012 en el Reino Unido, un aumento del 7% en comparación con 2011. El porcentaje de artroplastias totales de cadera que se realizan en pacientes menores de 60 años es cada vez mayor.

Indicaciones

protesis cadera antes y despues

La artroplastia total de cadera está indicada para el tratamiento del dolor y la discapacidad, debido a la artritis degenerativa o inflamatoria en la articulación de la cadera, donde el tratamiento no quirúrgico ha fallado y la calidad de vida está empeorando.

La hemiartroplastia está indicada para pacientes con una fractura del cuello del fémur que cumplan con los siguientes criterios: salud general pobre o fragilidad, fractura de cadera patológica, osteoporosis severa, reducción cerrada inadecuada, fractura desplazada de varios días de evolución

Hay muchos tipos diferentes de dispositivos disponibles para la cirugía de reemplazo de articulaciones. Los materiales utilizados incluyen metal, polietileno y cerámica. Varios métodos de fijación incluyen cemento de polimetilmetacrilato (PMMA), tornillo de fijación, sin cemento ajuste a presión.

La clasificación más simple y más comúnmente usada es la de si las prótesis son cementadas, no cementadas o híbridas (un vástago cementado con un cotilo sin cemento).

Factores del paciente, como la edad y la salud subyacente y las comorbilidades también pueden influir en la elección del dispositivo. Las prótesis cementadas forman el 90-95% del total de reemplazso de cadera. Tienden a fijar bien desde el inicio y la movilización precoz es generalmente posible. Existe la posibilidad de una reacción de cuerpo extraño al cemento, que puede afectar el hueso circundante.

Las prótesis no cementadas son generalmente más fáciles de revisar (una ventaja en las personas más jóvenes que pueden sobrevivir a la prótesis), pero puede tomar más tiempo el apoyo completo y la recuperación de la movilidad.

La cirugía de reemplazo de cadera mínimamente invasiva consiste en el uso de prótesis de cadera con una mini-incisión única, guía fluoroscópica y herramientas de navegación asistida por ordenador. Los beneficios pueden incluir un menor trauma tisular, menor pérdida de sangre y menos dolor.

El cuidado postoperatorio y la rehabilitación

La movilización después de la operación debe incluir la participación de un equipo de fisioterapeutas. Se debe dar asesoramiento específico al paciente sobre lo que pueden y no pueden hacer.

Los pacientes sólo deben ser dados de alta cuando se consideran capaces de gestionar el entorno en su casa. Es importante que se sometan a un seguimiento ambulatorio dentro de las ocho semanas de la operación. Luego las revisiones serán al año, posteriormente cada cinco años

 Complicaciones:

protesis cadera

Aproximadamente 1 de cada 8 prótesis totales de cadera requiere una revisión dentro de los 10 años; 60% de estos son debido a complicaciones relacionadas con el desgaste.

  • El dolor postoperatorio y el estreñimiento.
  • Infección del tracto urinario o la retención de la orina: la sonda urinaria para la operación es de rutina y pueden conducir a éstos.
  • Tromboembolismo: profilaxis es de rutina, pero todavía hay un riesgo.

Fractura del implante

La dislocación de la cadera puede ocurrir en cualquier etapa, pero por lo general ocurre en edades tempranas a causa de una infección de la herida, de la prótesis, por la osificación heterotópica, por un aflojamiento mecánico o por una enfermedad de partículas.

La eficacia clínica de una prótesis puede ser evaluada, evaluando:

  • La persistencia del dolor y la inmovilidad.
  • La proporción de prótesis totales de cadera que requieren revisión dentro de un período específico.
  • Alrededor del 85% de las personas que se operan de un prótesis total de cadera consiguen un buen resultado con mejoría de la movilidad y del dolor.
  • La tasa de mortalidad a 30 días después del reemplazo total de cadera es de aproximadamente 0,5%.
  • Después de una artroplastia tras fractura de cadera, la tasa de mortalidad a 30 días es del 2,4%.
  • Una prevalencia 3% de aflojamiento protésico se ve en 11 años.
Rate this post