El síndrome del túnel carpiano es causado por un nervio atrapado en la muñeca. El túnel carpiano es un pasadizo estrecho situado en la cara anterior o palmar de su muñeca. Este túnel protege el nervio principal de la mano y los nueve tendones que flexionan los dedos.

La compresión del nervio produce la sensación de adormecimiento, hormigueo y, finalmente, debilidad en las manos. Afortunadamente, para la mayoría de las personas que desarrollan el síndrome del túnel carpiano, un tratamiento adecuado puede aliviar la sensación de hormigueo y entumecimiento y restaurar la función de la mano y la muñeca.

Principales síntomas 

Comienza gradualmente con entumecimiento u hormigueo en el dedo pulgar, índice y medio que va y viene. Esto puede estar asociado con molestias en la muñeca y la mano, creando una sensación que se produce a menudo en determinadas posiciones como conducir, sujetar mucho tiempo un teléfono o periódico y, comúnmente, aumenta por la noche, llegando a despertar al paciente. La sensación puede extenderse desde la muñeca hasta el brazo.

Muchas personas “sacuden” sus manos para tratar de aliviar sus síntomas. A medida que la enfermedad progresa, la sensación de entumecimiento puede llegar a ser constante, llegando a experimentar debilidad en su mano y una tendencia a la caída de objetos.

De modo que si usted tiene signos y síntomas sugestivos de síndrome del túnel carpiano persistentes, especialmente si interfieren con sus actividades normales y los patrones de sueño, debería consultar a su médico. Si deja la condición sin tratar, puede ocurrir lesión permanente del nervio y el daño muscular.

túnel carpiano

Causas del síndrome del túnel carpo 

El síndrome del túnel carpiano se produce como resultado de la compresión del nervio mediano. En general, cualquier cosa que desplaza, irrita o comprime el nervio mediano en el espacio del túnel carpiano puede conducir a este síndrome.

Una fractura de la muñeca puede estrechar el túnel e irritar el nervio, al igual que la hinchazón y la inflamación resultante de la artritis reumatoide. En muchos casos, no hay una sola causa que pueda ser identificada. Puede ser que una combinación de factores de riesgo contribuya al desarrollo de la afección.

Factores de riesgo 

Hay una serie de factores que se han asociado con el síndrome del túnel carpiano. A pesar de que por sí mismos no causan el síndrome, pueden aumentar las probabilidades de desarrollar o agravar el daño del nervio mediano.

Las personas con túneles del carpo pequeños pueden ser más propensas a padecer este problema. Es generalmente más común en las mujeres. Algunas enfermedades crónicas, como la diabetes, aumentan el riesgo de daño a los nervios, incluyendo daño al nervio mediano.
Las enfermedades que se caracterizan por la inflamación, como la artritis reumatoide, pueden afectar los tendones en la muñeca, ejerciendo presión sobre el nervio mediano.

La retención de líquidos, común durante el embarazo o la menopausia, puede aumentar la presión dentro de su túnel carpiano. Además, ciertas condiciones como la menopausia, obesidad, trastornos de la tiroides e insuficiencia renal, pueden aumentar las probabilidades de síndrome del túnel carpiano.

Sin embargo, la evidencia científica es contradictoria y estos factores no han sido establecidas como causas directas del síndrome del túnel carpiano. Varios estudios han evaluado si existe una asociación entre el uso de la computadora y el síndrome del túnel carpiano. Sin embargo, no ha habido suficiente calidad y pruebas consistentes para apoyar un amplio uso del ordenador como un factor de riesgo para el síndrome del túnel carpiano.

Pruebas y diagnóstico

Su médico analizará los síntomas en función del patrón de sus signos y síntomas puede ofrecer pistas sobre su causa. Su médico pondrá a prueba la sensibilidad en los dedos y la fuerza de los músculos de la mano ejerciendo presión sobre el nervio mediano en la muñeca, producida por la flexión de la muñeca, dando golpecitos sobre el nervio o simplemente presionando sobre el nervio, puede provocar los síntomas en muchas personas.

Algunos médicos recomiendan una radiografía de la muñeca afectada para descartar otras causas de dolor en la muñeca, como la artritis o una fractura. También es recomendable la Electromiografía, una prueba con la que el médico inserta un electrodo de aguja fina en los músculos específicos.

Realizar un estudio de conducción nerviosa también es recomendable. Se muestra como una variación de la electromiografía, en la que dos electrodos se pegan a la piel y realizan una pequeña descarga para ver si los impulsos eléctricos se retrasan en el túnel carpiano. Este examen se puede utilizar para diagnosticar su estado y descartar otras condiciones.

 Tratamiento 

El síndrome del túnel carpiano debe de  ser tratado tan pronto como sea posible después de comenzar a experimentar síntomas. Algunas personas con síntomas leves del síndrome del túnel carpiano pueden aliviar sus molestias al tomar descansos más frecuentes para descansar sus manos, evitar actividades que empeoren los síntomas y la aplicación de compresas frías para reducir la hinchazón ocasional.

Si estas técnicas no ofrecen alivio a las pocas semanas, las opciones de tratamiento adicionales incluyen férula de muñeca, medicamentos y cirugía. Las férulas y otros tratamientos conservadores son más propensos a ayudar si usted ha tenido sólo síntomas leves a moderados durante menos de 10 meses.

Una férula que sujeta la muñeca mientras duerme puede ayudar a aliviar los síntomas nocturnos de hormigueo y entumecimiento. La férula nocturna puede ser una buena opción si usted está embarazada y tiene el síndrome del túnel carpiano.

Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos pueden ayudar a aliviar el dolor del síndrome del túnel carpiano en el corto plazo. Su médico puede inyectar su túnel carpiano con un corticosteroide para aliviar su dolor. La infiltración solo la recomiendo en casos muy sintomáticos en pacientes que no mejoran con otros tratamientos y que por alguna razón puedan ser operados.

 

Cirugía 

Si sus síntomas son severos o persisten después de probar la terapia no quirúrgica, la cirugía puede ser la opción más adecuada. Su objetivo es aliviar la presión sobre el nervio mediano cortando el ligamento que presiona sobre el nervio. La cirugía se puede realizar con dos técnicas diferentes.

Los resultados finales de la cirugía endoscópica y abierta son similares. Mientras que en la cirugía endoscópica, el cirujano utiliza un dispositivo con una cámara diminuta (endoscopio) para ver dentro del túnel carpiano y cortar el ligamento, en la cirugía abierta el cirujano hace una incisión más grande en la palma de su mano sobre el túnel carpiano y el ligamento para liberar el nervio.

Durante el proceso de curación después de la cirugía, los tejidos de ligamento gradualmente se vuelven a unir al tiempo que permite más espacio para el nervio que el que existía antes.
En general, su médico le animará a utilizar su mano después de la cirugía, trabajando gradualmente el uso normal de la mano, evitando movimientos de la mano enérgicos o posiciones extremas de la muñeca.

Síndrome del túnel carpiano: todo lo que debes saber
5 (100%) 1 vote