Osteoporosis.

Como todas las partes del cuerpo, los huesos son tejido vivo. Sus huesos se remodelan durante toda la vida. Las enfermedades óseas afectan al crecimiento normal, el desarrollo o la remodelación de los huesos, y conducen a debilidad o deformidad. Estas enfermedades afectan a niños y adultos y ocurren debido a anomalías genéticas, deficiencias nutricionales, trastornos hormonales, infecciones y otras afecciones.

Son múltiples las afecciones que inciden en la salud de los huesos, pero entre las más comunes se encuentran:

  1. Osteoporosis.

Los huesos normalmente alcanzan su masa máxima entre los 25 y los 30 años de edad, después de la cual pierden densidad gradualmente. La osteoporosis se caracteriza por una pérdida anormal de la masa ósea y el deterioro de la estructura ósea normal. Esto causa fragilidad ósea y un mayor riesgo de fracturas.

  • La osteoporosis rara vez causa síntomas y a menudo se diagnostica solo después de que se haya producido una fractura.
  • El ejercicio regular y la ingesta adecuada de calcio y vitamina D reducen el riesgo de osteoporosis.
  • Los medicamentos llamados bisfosfonatos ayudan a preservar la masa ósea en personas con osteoporosis.

 

  1. Enfermedad de Paget de los huesos.

La enfermedad ósea de Paget es la segunda enfermedad ósea más común después de la osteoporosis. El PDB afecta aproximadamente del 1 al 2 por ciento de los adultos blancos de 55 años o más en los EEUU. Esta enfermedad tiende a darse a varios miembros de la misma familia y rara vez ocurre en personas de ascendencia africana o asiática.

  • Con la Enfermedad de Paget de los huesos, la reabsorción ósea y la posterior formación de hueso se producen a un ritmo acelerado. Esto lleva a huesos blandos y agrandados.
  • La columna vertebral, la pelvis, el cráneo y los huesos de las piernas son los más comúnmente afectados.
  • Aunque muchas personas con Enfermedad de Paget de los huesos no tienen síntomas, las deformidades de los huesos pueden provocar dolor en las articulaciones, inclinación de las piernas, dolor de cabeza y pérdida de la audición.
  • El tratamiento puede incluir bisfosfonatos, dispositivos ortopédicos y cirugía para corregir deformidades graves.

 

  1. Osteomielitis

La osteomielitis se refiere a una infección ósea bacteriana, que puede ser aguda o crónica. Se estima que 50,000 casos de osteomielitis ocurren anualmente en los Estados Unidos.

  • Los síntomas pueden incluir dolor óseo localizado, sensibilidad, enrojecimiento e hinchazón, así como fiebre y escalofríos.
  • Los antibióticos son el tratamiento principal. En algunos casos, la cirugía es necesaria para eliminar el tejido óseo infectado.

A pesar de que existen algunas afecciones óseas contra las que no puede luchar debido a su predisposición genética, una buena alimentación, ejercicio continuo, un estilo de vida saludable en general y una visita oportuna a un traumatólogo, puede ser de gran ayuda para conservar la óptima salud de sus huesos.

Rate this post