Calcio, fósforo, magnesio y vitamina D, estos son parte de los micronutrientes que son esenciales para el crecimiento de los niños. Pero que, según estudios, los niños españoles ingieren de forma deficiente.

Para el buen desarrollo del organismo de los niños, cada uno de estos micronutrientes resulta esencial, por eso es tan alarmante que  los niños en su alimentación diaria, no tengan la cantidad de estos micronutrientes. Las consecuencias de la ingesta deficiente de calcio, magnesio, fosforo y vitamina D, son múltiples, para todo padre, es importante conocerlas.

Niños españoles tienen una ingesta deficiente de micronutrientes

Vitamina D, fósforo, magnesio, son parte de esos micronutrientes que aunque esenciales, no están muy presentes en la dieta de los niños españoles y que ha causado gran preocupación debido a las consecuencias que podrían desencadenar.

La deficiencia de dichos micronutrientes se pudo determinar a través de un estudio, que arrojó resultados como los siguientes:

  • La ingesta de vitamina D y calcio está poder debajo del promedio, esto afecta tanto a niños como a adultos, por los que puede ser considerado como un problema de salud pública. Según los datos recogidos, los alimentos con vitamina D y calcio que son mayormente consumidos por los niños son la leche, pescados, derivados lácteos, huevos y cereales.

Casi el 25% de los niños encuestados representó una ingesta deficiente de vitamina D y calcio.

  • En cuanto al fósforo y magnesio, los estudios arrojaron que la deficiencia se posiciona muy por debajo, el 94% de los niños presentó una ingesta insuficiente de ambos micronutrientes. La leche, seguido por la carne, es la principal fuente de fósforo que los niños españoles consumen, y los cereales y frutas la primera fuente de magnesio, así como los productos lácteos.

Consecuencias de ingesta deficiente de calcio, magnesio, fósforo y vitamina D en niños

  • El calcio es un nutriente necesario para garantizar la salud ósea, las personas con deficiencia de calcio son más propensos a presentar enfermedades de los huesos. Si esta deficiencia se produce en la niñez, el desarrollo óseo no se da de la mejor manera.
  • La deficiencia de fósforo por su parte puede desencadenar debilidad, raquitismo, así como anemia, dolor óseo, e incluso problemas respiratorios.
  • La deficiencia de vitamina D está asociada a problemas de raquitismo, mientras que los niños con deficiencia de magnesio presentan diversos problemas musculares durante su desarrollo.