Desagarro del menisco, en qué consiste.

El menisco es una estructura fibro cartilaginosa en forma de media luna, cada vez que se mueve la articulación de la rodilla, los meniscos se mueven entre las superficies de la articulación. De este modo, garantizan la estabilización, sirven como amortiguadores y, al mismo tiempo garantizan una distribución óptima de la presión entre las superficies de la articulación.

¿Qué causa el desgarro del menisco?

La mayoría de los desgarros o roturas de menisco se deben a desgaste y no son, como se podría suponer, causada por deportes u otros accidentes. El desgaste del menisco es un resultado natural del envejecimiento, y a pesar de que tal desgaste, en su mayoría pasa desapercibida, está presente, solo un movimiento incorrecto puede terminar en una rotura de menisco.

¿Cuáles son los síntomas de un desgarro de menisco?

Típico de una lesión de menisco es generalmente un dolor agudo en el interior de la articulación de la rodilla. En algunos casos también hay una hinchazón de la rodilla, responsable de la hinchazón es una acumulación de líquido, un derrame reactivo, dentro de la articulación.

¿Cómo se diagnostica un desgarro de menisco?

Los pasos esenciales hacia un diagnóstico claro y confiable son las pruebas clínicas realizadas por un ortopedista especializado en lesiones de rodilla. Para establecer un diagnóstico preciso, se debe considerar un estudio de resonancia magnética (IRM), esto permite detectar posibles otros daños en la articulación, como un daño del cartílago, en una etapa temprana y garantizar un tratamiento óptimo.

¿Qué hacer en caso de un desgarro de menisco?

Una desgarro de menisco no sana por sí misma; por el contrario, tiende a empeorar debido a la tensión continua durante las actividades diarias, en consecuencia, generalmente la mejor  alternativa es la cirugía artroscópica.

En una artroscopia (cirugía mínimamente invasiva; cirugía de ojo de cerradura), el menisco defectuoso se alisa o se repara, especialmente con el desgarro de menisco, es extremadamente importante hacer un diagnóstico preciso en una etapa temprana para que un pequeño desgarro no se convierta en uno grande, lo que requeriría extraer el importante tejido de menisco.

La condición puede compararse con la caries dental: una vez que el dolor se haya vuelto insoportable, la reparación podría no ser posible o, al menos, sería un procedimiento muy complicado.

Lo ideal es que ante cualquier incomodidad asista a un especialista para poder descartar un desgarro de menisco y en caso de su existencia tomar las medidas necesarias tempranamente.

Rate this post