Hay muchas patologías que pueden afectar tus huesos, causando dolor, debilidad, u otros síntomas. Entre los más frecuentes, en especial si eres deportista, están los edemas óseos.

El edema óseo es de esas enfermedades que causan dolor de huesos, además de afectar al funcionalidad de este y que algunas personas pueden padecer sin siquiera saberlo, porque sus síntomas pueden ser confundidos con otro tipo de afecciones. Si deseas saber qué es y los tratamientos disponibles, has llegado al lugar indicado.

¿Qué es un edema óseo?

Un edema puede definirse como la acumulación de líquido que se produce en los tejidos. En el caso de un edema óseo, es un proceso inflamatorio que puede presentarse en los huesos, en cadera, rodillas, pies o tobillos, el edema óseo se desarrolla en el hueso trabecular, es decir,  en  el componente esponjoso que se localiza en la parte interior de los huesos.

Cuando se produce una acumulación de líquido en el hueso trabecular, surge la afección denominada edema óseo.

¿Por qué se produce un edema óseo?

Las causas de un edema óseo suelen ser primordialmente fuertes caídas  o lesiones sufridas en el hueso en cuestión. Además de estas, también pueden mencionarse sobrecarga deportiva y altas cargas físicas en la parte afectada.

Muchas veces el detonante de los edemas óseo son lesiones graves, pero, estudios han demostrado que las micro lesiones pueden producir un edema óseo con el paso del tiempo. Algunas enfermedades también puede producir un edema óseo, la osteoartritis, osteoporosis o necrosis vascular son algunos ejemplos.

Síntomas de un edema óseo

Algunos de los síntomas del edema óseo que son más habituales son los siguientes:

  • Dolor en las articulaciones sin causa aparente, este puede ser difuso o constante, dicho dolor se agrava cuando haces algún movimiento con dicha articulación.
  • Inflamación del área afectada.
  • Pérdida de la funcionalidad del hueso afectado.
  • Cambios de temperatura así como coloración en el área.

Algunos síntomas del edema óseo pueden confundirse con la osteoporosis u osteoartritis, por eso el especialista debe despejar toda duda con estudios especiales.

¿Cómo se puede detectar el edema óseo?

Las radiografías tradicionales no resultan efectivas para detectar un edema óseo, en estos casos lo ideal es someterse a una resonancia magnética. Además de las resonancias magnéticas también pueden usarse estudios más especializados como las Tomografías Computarizadas de energía Dual.

¿Cuál es el mejor tratamiento para el edema óseo?

De acuerdo a la intensidad y frecuencia de los síntomas, se pueden establecer algunos tratamientos destinados a controlar dichos síntomas. Las opciones de tratamiento del edema óseo son:

  • Lo mejor para la recuperación del edema óseo, es el reposo, eliminar la carga del área afectada a través del uso de muletas y del reposo, puede aliviar los síntomas.
  • El uso de fármacos también es frecuente, en general se recetan analgésicos que alivian el dolor, así como vitaminas que contribuyen a fortalecer el hueso y la articulación.
  • La fisioterapia también es clave, para recuperar la funcionalidad del hueso.

Ahora ya sabes qué es y cómo se detecta el edema óseo, si sospechas que puedes estar padeciendo esta afección, acude a un traumatólogo de inmediato.