¿En qué consiste el alargamiento óseo?

También conocida como elongación ósea, el alargamiento óseo consiste en un procedimiento que permite lograr un aumento de estatura en una persona. Este procedimiento se práctica en personas con baja estatura, con deformidad en los huesos o para corregir problemas de longitud que pueda presentarse entre las extremidades del cuerpo.

¿Qué es una elongación ósea?

Se trata de una cirugía cuya práctica es cada vez más frecuente, su uso se enfoca en la mayoría de los casos a la corrección de malformaciones óseas o para el tratamiento en personas que han sufrido algún tipo de accidente donde se ha visto comprometido un hueso.

El alargamiento óseo, es una cirugía muy costosa, y su procedimiento de recuperación es lento, sin embargo cada vez son más las personas que se someten a esta, debido a que no están contentos con su estatura.

¿Cuál es el procedimiento para llevar a cabo un alargamiento óseo?

Cuando se produce una fractura, ya sea por una caída o por un impacto producto de un accidente, el hueso tiene la capacidad de repararse por sí solo. Los médicos han usado esta cualidad de los huesos, para engañarlo y así generar un aumento de estatura a través de la elongación de los huesos.

  • Para lograr este procedimiento, el médico debe crear una fractura controlada en el hueso, para que este comience el proceso de reparación.
  • La idea es seccionar el hueso y con la ayuda de un dispositivo comienza a estirar el hueso, mientras este lleva a cabo el proceso de curación.

¿Todos pueden someterse a una cirugía de elongación de los huesos?

Esto solo puede determinarlo el especialista tras una revisión completa. Pero, en general, este tipo de cirugía de los huesos, al ser tan complejas, suelen estar indicadas para personas que presentan patologías concreta, malformación, diferencias de longitud severas en las extremidades, o estatura reducida que impide el buen desarrollo del cuerpo.

Datos de interés sobre el alargamiento óseo

  • A través de la elongación ósea una persona puede llegar a crecer hasta 16 cm.
  • Las personas que más se someten a una cirugía de alargamiento óseo, suelen estar entre los 20 y 40 años, en su mayoría son varones.
  • Debido a que el primer paso para un alargamiento óseo es una fractura controlada, el dolor tras el procedimiento suele ser frecuente.
  • El mayor riesgo de una elongación ósea es la infección, estas suelen presentarse en la zona donde son insertados los tornillos de fijación del dispositivo de alargamiento.
  • Para el alargamiento de los huesos suelen usarse dispositivos como; fijadores externos o clavos intramedulares telescópicos, el primero de estos es el usado con mayor frecuencia.