¿En qué consiste la epicondilitis medial?

La epicondilitis medial (codo de golfista) es un tipo de tendinitis que afecta el interior del codo. Se desarrolla donde los tendones en el músculo del antebrazo se conectan a la parte ósea en la parte interna del codo.

Los tendones unen los músculos a los huesos, debido a una lesión o irritación, pueden hincharse y doler. Aunque la epicondilitis medial se conoce como codo de golfista, no solo afecta a los golfistas, puede ocurrir a partir de cualquier actividad que involucre el uso de los brazos o las muñecas, incluido el tenis y el béisbol.

¿Cuáles son los síntomas de la epicondilitis medial?

La epicondilitis medial puede ocurrir repentinamente o desarrollarse lentamente durante un período de tiempo. Los síntomas pueden variar de leves a severos. Si tiene el codo de golfista, puede experimentar alguno de los siguientes:

  • Dolor en el interior de su codo
  • Rigidez del codo
  • Debilidad de mano y muñeca
  • Sensación de hormigueo o adormecimiento en los dedos, especialmente en el anillo y en el meñique.
  • Dificultad para mover el codo

No es inusual que el dolor en el codo se irradie desde el brazo hasta la muñeca, esto dificulta la realización de actividades cotidianas, como recoger objetos, abrir una puerta o dar un apretón de manos. Típicamente, la epicondilitis medial afecta el brazo dominante.

¿Cuáles son las causas de la epicondilitis medial?

La epicondilitis medial es causada por movimientos repetitivos, razón por la cual esta condición ocurre entre los atletas. Los golfistas pueden desarrollar este tipo de tendinitis al balancear repetidamente un palo de golf, mientras que los jugadores de tenis pueden desarrollarlo al usar sus brazos repetidamente para balancear una raqueta de tenis. En ambos casos, el uso excesivo de los brazos y la muñeca daña los tendones y provoca dolor, rigidez y debilidad.

Otros factores de riesgo para este tipo de tendinitis incluyen jugar béisbol o softball, remar y levantar pesas. Las actividades como tocar un instrumento y escribir en la computadora también pueden llevar a una epicondilitis medial.

¿Cómo se diagnostica la epicondilitis medial?

Si el dolor en el codo no mejora, consulte a un médico, su médico puede hacer preguntas sobre sus síntomas, nivel de dolor, historial médico y cualquier lesión reciente. También deberá proporcionar información sobre sus actividades diarias, incluidas sus tareas laborales, pasatiempos y actividades recreativas.

Su médico puede completar un examen físico, que puede incluir aplicar presión en el codo, la muñeca y los dedos para verificar la rigidez o la incomodidad.

Prueba de codo de golfista:

Una forma común en que un médico puede diagnosticar la epicondilitis medial es mediante la siguiente prueba: Antes de diagnosticar la epicondilitis medial, su médico puede ordenar una radiografía del interior de su codo, brazo o muñeca para descartar otras posibles causas de dolor, como una fractura o artritis.