Primero un poco de anatomía
La cabeza humeral es 4 veces mayor que la cavidad glenoidea (glena) de la escápula donde articular. El labrum glenoideo  es una estructura parecida al menisco de la rodilla que rodea totalmente la glena aumentando su tamaño lo que mejora la estabilidad de la articulación. Además de esta función estabilizadora sirve de anclaje a los ligamentos del hombro y al tendón de la porción larga del bíceps. Este tendón se encuentra en el interior de la articulación y se une a la escápula en la parte superior de la glena y el labrum glenoideo.
¿Por qué se rompe el labrum glenoideo?
Hay distintas causas que pueden romper el labrum glenoideo:
Shoulder Press Fitness Exercise
  • Luxación glenohumeral anterior: es la típica luxación de hombro, la cabeza del húmero sale hacia delante, una de las lesiones más típicas que se producen es la rotura o desinserción (se despega el labrum del hueso) del labrum, se llama lesión de Bankart(debe su nombre a Arthur Sydney Blundell  Bankart, traumatólogo inglés que vivió entre 1879 y 1951 y fue el primero que describió esta lesión.
  • Variantes anatómicas de la lesión de Bankart: lesión ALPSA (anterior labroligamentous periosteal sleeve avulsion), lesión de Perthes, lesión tipo HAGL (humeral abulsion of the glenohumeral ligament), lesión tipo GLAD(glenoid labrum articular disruption ) o GARD ( glenoid articular rim divot)
  • Luxación glenohumeral posterior: es más rara que la luxación anterior pero también produce lesiones del labrum en la parte posterior de la glena
  • Lesiones degenerativas del labrum. En el contexto de la artrosis de hombro, igual que pasa en la rodilla se producen lesiones por desgaste del labrum que primero afectan a su borde libre y luego pueden romper toda la estructura.
  • Lesión de SLAP (lesión labrum superior de anterior a posterior). La parte del labrum que se rompe es justo la que sirve de anclaje al tendón de la porción larga del bíceps. Las causas pueden de estas lesiones son:
    • Caídas con la mano en extensión
    • Mecanismos de tracción brusca, por ejemplo quedarse colgado de una mano
    • Deportes de lanzamiento o con movimientos repetidos en elevación y rotaciones extremas
    • Ejercicio físico o trabajos de esfuerzo por encima de la cabeza

Stephen_Snyder

Tipos de lesión de SLAP
Stephen J. Snyder fundador del SCOI (California, EEUU) Shoulder Team y CLASroom Arthroscopic Training Center. Comenzó a interesarse en la artroscopia de hombro en 1982 y está considerado uno de los primeros especialistas en este campo de la traumatología. En 1990 presentó un trabajo descriptivo sobre 700 artroscopia de hombro describiendo cuatro tipos de lesiones de SLAP:
  • Tipo I: desflecamiento del borde libre del labrum sin inestabilidad del complejo bíceps-labrum
  • Tipo II: desinserción del labrum con inestabilidad del complejo bíceps-labrum
  • Tipo III: rotura en “asa de cubo” sin inestabilidad
  • Tipo IV: rotura en “asa de cubo” con afectación del bíceps
SLAP
Posteriormente se han añadido más tipos en función de la complejidad y extensión de la lesión. Maffet en 1995 añadió tres tipos:
  • Tipo V: tipo II más lesión de Bankart anterior
  • Tipo VI: tipo II más un “flan” de la base de la porción larga del bíceps
  • Tipo VII: tipo II que se extiende hasta el ligamento glenohumeral medio
Morgan en 1998 subdivide el tipo II en tres tipos: anterior, posterior y combinado.
En 2004 Powell añade 3 tipos más:
  • Tipo VIII: tipo II más un Bankart posterior
  • Tipo IX: tipo II más una lesión completa del labrum (lesión circunferencia o de 360º)
  • Tipo X: tipo II más un Bankart posterior e inferior
Síntomas y signos lesión labrum
Dolor inespecífico de hombro, habitualmente de tipo mecánico, es decir duele solo con determinados movimientos. En muchos casos hay “clics” o chasquidos con el movimiento. Los deportistas lanzadores hablan de “brazo muerto” ya que en muchos casos si la lesión es extensa pierden la capacidad de realizar lanzamientos. El dolor el paciente lo refiere como interno en el hombro. Cuando aparece dolor nocturno y limitación de la movilidad asociado al resto de síntomas, habrá que pensar en algún grado de afectación del manguito rotador, una bursitis, o tenosinovitis del bíceps asociada.
Esto es lo que pasaba en el caso de Jose Manuel que vimos en el anterior post. Durante la cirugía se encontrará una inflamación del tendón del bíceps lo cual como veremos modificará la técnica quirúrgica que empleará el traumatólogo que lo trata.
En cuando a la exploración, ésta puede ser bastante inespecífica. La palpación no ofrece puntos dolorosos. La movilidad puede estar mas o menos disminuida en función de la cronicidad del proceso y la existencia de lesiones asociadas.
Las maniobras de provocación como la de recolocación de Jobe, test de O’Brien o de Speed presentan una sensibilidad y especificidad poco importante aunque unido a los antecedentes y síntomas si que nos orientan hacia una lesión del labrum superior.
Cuando la lesión del labrum se asocia a luxaciones del hombro o inestabilidad o patología degenerativa a estos síntomas y signos de añaden los propios de las patologías que han provocado la lesión del labrum y que veremos en futuros post sobre estos temas específicos.
Pruebas complementarias y diagnóstico
La radiología, ecografía o el TAC pueden servir para descartar otras patologías pero no son útiles para diagnosticas lesiones del labrum. En muchos casos tampoco la resonancia magnética convencional consigue diagnosticar pequeñas lesiones del labrum. Para diagnosticas lesiones del labrum sobre todo las tipo SLAP necesitamos una resonancia con contraste intrarticular también llamada artrorresonancia (artroRMN). En esta prueba con anestesia local se introduce contraste paramagnético (gadolinio) en la articulación glenohumeral guiado por rayos X o ecografía y luego se realiza la resonancia magnética de manera habitual. El contraste intrarticular rellena la articulación haciendo visibles las lesiones del labrum al introducirse entre este y el hueso de la glena.
No obstante aunque en algunos casos vamos con nuestro paciente al quirófano sabiendo que tiene una lesión del labrum por ejemplo una lesión de SLAP y con una planificación para reparar esa lesión, lo mas habitual es que nos encontremos esta lesión cuando realizamos una artroscopia de hombro por otra causa. Encontramos entre un 10-15 de lesiones de SLAP en el transcurso de una artroscopia de hombro en pacientes que operamos por otra causa.
PMC4528287_IJSS-9-74-g001
Tratamiento conservador de las lesiones de labrum glenoideo
Se ha propuesto el tratamiento fisioterapéutico para estirar la cápsula posterior en las fases iniciales de contractura de esta cápsula en deportistas lanzadores, obteniendo buenos resultados antes de que aparezcan verdaderas lesiones del labrum. Este tratamiento consiste en ejercicios asistidos por el fisioterapeuta de estiramiento de la cápsula posterior del hombro, reposo del movimiento de lanzamiento mientras hay dolor y modificación de la postura al lanzar cuando sea posible.
Cuando hay lesión del labrum sintomática se indicará cirugía en función de la intensidad y duración de los síntomas, edad del paciente, lesiones asociadas y actividad laboral, recreaciones o deportiva del paciente.
Bibliografía