Mi hijo cojea ¿Cuál puede ser la causa?

La cojera se define como una alteración en el caminar, dicha alteración puede presentarse tanto en niños, como en adultos. Las causas son diversas, desde una lesión en el pie, hasta problemas de malformaciones congénitas.

¿Cuándo debe un padre preocuparse porque su hijo cojea?, este es uno de los grandes dilemas, en especial en padres primerizos. De hecho, la cojera del niño es una causa muy frecuente de visita al pediatra.

¿Cuáles son las causas de la cojera de un niño?

Todo padre siente preocupación porque el desarrollo de su pequeño se lleve a cabo con total normalidad. Es por ello que cuando surgen problemas como la cojera suelen sentir angustia. No siempre la cojera del niño es razón para preocuparse, las causas de la cojera en niños son diversas, conoce las más frecuentes:

  • El traumatismo es una de las causas de que el niño cojee, puede ser leve, sin embargo causar incomodidad cuando el pequeño camina. Durante los primeros dos años de vida los niños son más propensos a caerse y lesionarse el tobillo o la pierna, esto puede generar el problema al caminar.

Muchas veces los traumatismos pasan desapercibidos, en estos casos los padres deben acudir al pediatra para una revisión más exhaustiva del pequeño. O en caso de ser testigos al momento de la lesión, si con el paso de los días no mejora, y el niño cojea con más frecuencia, aunque la caída haya sido leve, es necesaria una revisión profesional.

  • Sinovitis transitoria de cadera, esta es una de la causas de cojera en niños que no se debe a traumatismo, esta consiste en una inflamación en la articulación de la cadera. Es transitoria y benigna, pero suele preocupar a muchos padres.

La sinovitis transitoria de cadera se presenta con mayor frecuencia entre los 3 y 10 años de edad.

  • Artritis séptica, la causa de la cojera en este caso es debido a una infección que se produce por una bacteria presente en la articulación. Esta afección no es muy frecuente, pero cuando se presente es de mayor gravedad que la sinovitis de cadera. Suele presentarse en niños menores de 3 años, aunque todos son propensos al desarrollo de esta infección, además de la cojera, el niño presenta fiebre, este es un síntoma distintivo.
  • Displasia de cadera y piernas con longitudes desiguales también pueden ser el desencadenantes de la cojera de un niño.

Antes de alarmarte debido a que tu hijo cojea, es importante que prestes atención a distintos aspectos, por ejemplo:

  • Se ha caído el pequeño en las últimas 24 horas.
  • Está usando un nuevo par de zapatos.
  • Ha entrado una piedra en su zapato mientras caminaba.
  • Ha sufrido una torcedura de tobillo al correr.
  • Tiene una uña encanada o algún papiloma en la planta del pie

Una vez que hayas descartado todo esto, si tu hijo sigue cojeando, entonces es hora de acudir a un profesional para una revisión exhaustiva de la cadera, pies y piernas de tu pequeño, para tomar las medidas pertinentes en caso de algún tipo de anomalía o problema en sus huesos.