Ha llegado el momento de la operación de nuestro paciente Juan Manuel. La operación está programada para el miércoles de la semana que viene. Vamos a acompañar a Juan Manuel en todo el proceso.

Preparación para la cirugía

Los pacientes que van a ser intervenidos pasan por la consulta de preoperatorio en la cual se va a revisar todo su historial clínico, se van a realizar las pruebas preoperatorios, va a ser visto por el anestesista y se le van a aclarar todas las dudas tanto de la anestesia, del procedimiento quirúrgico y del postoperatorio.

Pruebas preoperatorias

Juan Manuel es una persona sana sin antecedentes de interés por lo que no necesita ninguna preparación especial. Se le extrae una muestra de sangre para practicar un hemograma y pruebas de coagulación. También se hace un electrocardiograma para descartar patología cardiaca que no fuera conocida. Al ser joven y carecer de antecedentes personales no se practica Rx de tórax.

La enfermera le va a preguntar de nuevo por antecedentes médicos, alergias (incluido alergia a látex o metales) y medicación habitual. Le informará de la hora a la que debe de ingresar el mismo día de la operación y que debe de estar 8 horas en ayunas (incluidos líquidos) antes de la operación.

El paciente será valorado por el anestesista que le informará del tipo de anestesia y de los riesgos típicos. Habitualmente la cirugía artroscópica de hombro la realizamos con bloqueo del plexo braquial por lo que se duerme el hombro y todo el miembro superior que se va a intervenir. Este tipo de anestesia tiene menos riesgos que una anestesia general y además proporciona un buen control del dolor en el postoperatorio más inmediato ya que puede durar su efecto durante 8-12 horas tras la intervención.

Día antes de la intervención

Juan Manuel el día antes de la intervención hace su vida normal. Aunque es normal que note cierto nerviosismo le han explicado todos los pormenores de su cirugía y eso le tranquiliza mucho, tiene confianza en los profesionales que le van a atender y eso ayuda a afrontar esos momentos. Por la noche toma su cena normal y a partir de las 12 de la noche se queda en ayunas. Se tiene que levantar temprano, ducharse y estar en admisión del hospital a las 8 de la mañana.

Día de la intervención

Nuestro paciente acude puntual al hospital, a traído todos los informes y pruebas complementarias relacionadas con su problema de hombro, en el mostrador de recepción le toman sus datos y un celador le acompaña a su habitación. La enfermera de planta vuelve a comprobar sus datos, enfermedades, alergias y hombro que va a ser intervenido, lo anota todo y marca el lado a operar. También le toma las constantes básicas y canaliza una vena en el lado contrario para sueroterapia y medicación intravenosa. El paciente queda preparado para bajar a quirófano.

En el quirófano

El celador acude a la habitación de Juan Manuel, comprueba su identidad y lo baja hasta el quirófano dejando su cama en reanimación. De nuevo el personal de enfermería comprueba todos los datos, alergias y lado a intervenir. Puede parecer muy repetitivo e incluso “pesado” tanta comprobación pero es la única manera de evitar errores y forma parte del protocolo de seguridad del paciente quirúrgico que debe de estar en vigor en todos los hospitales.

Doctor meeting couple in hospital office

Anestesia para cirugía artroscópica de hombro

El anestesista volverá a valorar a Juan Manuel y hará todas las comprobaciones. Posiblemente administre algún sedante para que el paciente esté tranquilo. Con anestesia local y control ecográfico el anestesista procede al bloqueo del plexo braquial del lado correspondiente. Posteriormente el paciente queda en reanimación hasta la anestesia del hombro y brazo sea completa, en todo ese tiempo está monitorizado por el personal de reanimación y el anestesista. Es una técnica anestésica muy segura que da muy buenos resultados para este tipo de intervenciones, presenta menos riesgos que la anestesia general, proporcional analgesia en el postoperatorio inmediato y facilita que el paciente pueda se alta el mismo día de la intervención.

Juan Manuel ya está preparado para su intervención

Para los que han estado en la misma situación que nuestro paciente es fácil saber que pasa por su cabeza en estos momentos, por supuesto, hay una cierta preocupación, el temor a lo desconocido nos hace tener algo de miedo, es normal. Juan Manuel tiene toda la información sobre su operación, está tranquilo, el brazo está muy pesado por efecto del bloqueo anestésico y sabe que no va a notar nada y pronto su lesión estará reparada. También sabe que no había otra alternativa para resolver su problema y poder volver a su vida normal, en realidad estaba deseando que llegara este momento. En pocos minutos vendrá de nuevo el celador para llevarlo al quirófano. Todo está preparado. Su Traumatólogo también ha pasado por reanimación y le ha explicado que está todo listo, todas sus pruebas han sido revisadas y el quirófano está preparado con todo lo necesario para que la intervención sea un éxito.

En el próximo post explicaremos como trancurre la intervención de nuestro paciente Juan Manuel