¿Puedo ejercitarme aunque tenga dolor de rodilla?

Los dolores de rodilla pueden llegar a ser muy molestos, en ocasiones creemos que dejando de ejercitarnos podemos remediar el dolor, sin embargo, en ocasiones la respuesta puede ser todo lo contrario.

Las rodillas son parte esencial de nuestro cuerpo, correr, pedalear, caminar, agacharse, esto y más no sería posible sin las rodillas. El tamaño y estructura de las rodillas es muy compleja,  por eso debemos prestar especial atención a su cuidado.

¿Puedo hacer ejercicio aunque tenga dolor de rodilla?

Este es uno de los dilemas que muchos deportistas presentan, sí es posible ejercitarse ante un dolor de rodilla. La respuesta corta sería sí, pero, esto dependerá del problema que tengas en la rodilla.

Las rodillas pueden lesionarse por muchas razones, estas pueden ser solo una molestia, pero en otros casos, se pueden volver un problema más complejo. Puedes padecer el síndrome de la banda iliotibial, es uno de los problemas menos complejos, pero, cuando se trata de ligamentos dañados,  artritis o rotura de meniscos, se deben tener más cuidados.

Entonces, consulta con tu traumatólogo y él sabrá orientarte acerca de los ejercicios que puedes realizar, en función a la causa del dolor de rodilla que estés presentando.

Ejercicios para controlar el dolor de rodillas

Muchas veces la causa del dolor de rodillas no es el exceso de ejercicio, sino todo lo contrario, el desencadenante de este problema puede ser la falta de movimientos de las articulaciones, en este caso la rodilla. Hay ciertos ejercicios avalados por expertos que te pueden ayudar a combatir el dolor de rodillas, algunos ejemplos son:

  • Zancadas

Este ejercicio para controlar el dolor de rodillas es sencillo, consiste en separar las piernas ligeramente, luego desplazar una pierna hacia adelante y flexionarla. La rodilla contraria debe estar muy cerca del suelo, pero, sin tocarlo.

  • Bicicleta

Una actividad muy suave que ayuda a ejercitarte sin perjudicar las rodillas es andar en bicicleta, aunque sea estacionaria. Es perfecto porque en ningún momento tus rodillas soportarán el peso de tu cuerpo, así que puedes practicarlo con frecuencia.

  • Sentadillas

Para comenzar debes estar de pie, separando ligeramente tus piernas, la distancia debe ser del ancho de los hombros. Luego desciende los glúteos, para esto deberás flexionar tus rodillas, has repeticiones a tolerancia, comienza poco a poco y en función a cómo te sientas, suma algunas repeticiones más.

 Es posible ejercitarse aunque tenga dolor de rodillas, solo debes hablar con tu traumatólogo y elegir las sesiones de ejercicios que más te convengan. Recuerda que el sedentarismo puede ser muy perjudicial para cualquiera de tus articulaciones, solo ten cuidado de si hay desgaste en la rodilla, por eso tu traumatólogo es tu mejor aliado.