¿Qué complicaciones pueden surgir con una Fractura húmero proximal?

Las fracturas de húmero proximal representan el 45% de las fracturas de húmero, es decir, son de las más frecuentes. Aunque este tipo de fracturas puede presentarse en cualquier edad, la población anciana tiene mayores factores de riesgo esto gracias a la osteoporosis.

Una fractura proximal de húmero se presenta cuando se produce una ruptura en la parte superior del húmero cerca del hombro.

Tratamiento de una fractura de Húmero Proximal

En muchos casos, las fracturas de húmero proximales no requieren cirugía porque los extremos rotos suelen permanecer juntos, esto facilita la curación del húmero por sí mismo.

Sin embargo, aún necesitarás usar un cabestrillo, un dispositivo ortopédico o una férula para impedir que tu brazo se mueva y estabilizar tu hombro, si es necesario. Ocasionalmente, se requiere una cirugía ya sea con placas, tornillos, agujas o algunas veces el reemplazo de la articulación del hombro con el uso de una prótesis.

¿Por qué se producen las fracturas de húmero proximal?

Las causas de las fracturas de húmero proximal son muy diversas, las más frecuentes son:

  • Traumatismo indirecto; esto ocurre por una caída en donde la mano extendida obtiene toda la presión del cuerpo, las personas más vulnerables son ancianos y las personas diagnosticadas con osteoporosis.
  • Los traumatismos directos por el costado también generan este tipo de fracturas del húmero.

 

FRACTURA EPH PREFRACTURA EPH POST

Síntomas de una fractura húmero proximal

Los síntomas frecuentes de este tipo de fractura son; dificultad para elevar el brazo, dolor e hinchazón en el hombro, en ocasiones el entumecimiento también se presenta en el área superior del brazo y aparición de hematomas.

Complicaciones de una fractura húmero proximal

De acuerdo a la gravedad de la fractura del húmero suelen generarse ciertas complicaciones, estas pueden ser:

  • Pérdida de la movilidad glenohumeral, es la complicación más frecuente de las fracturas húmero proximal, para lograr una adecuada rehabilitación lo ideal es iniciar de forma temprana la rehabilitación.
  • En caso de que sea necesaria la cirugía, también pueden surgir complicaciones propias de este procedimiento por ejemplo; la necrosis aséptica de la cabeza humeral y la rigidez de la articulación.

En general esta fractura suele ser solventada con la inmovilización, pero se hace necesario que el paciente comience un proceso de rehabilitación temprano, lo ideal es comenzar con movimiento de la articulación para evitar problemas de rigidez tras el proceso de recuperación, los adultos mayores son más propensos a este tipo de complicaciones.