Qué es la Artrogriposis múltiple congénita

Con el término Artrogriposis múltiple congénita, se define a un conjunto de síndromes que conllevan a deformidades múltiples que se presentan en las articulaciones. El término proviene del griego Grypos, cuyo significado es incurvación anormal, y arthro, articulación.

Es una afección congénita, debido a que surge durante el desarrollo prenatal, sin embargo es una enfermedad que no es progresiva. Básicamente se presente debido a que el feto en desarrollo, se encuentra en una misma posición, durante demasiado tiempo. Pero, a continuación conocerás más al respecto.

¿La Artrogriposis múltiple es una enfermedad frecuente?

No, de hecho es una afección muy rara, en España por ejemplo, solo 1, de cada 10 mil nacimientos, es afectado por esta enfermedad.

¿Por qué se produce la Artrogriposis múltiple congénita?

La causa de la Artrogriposis múltiple es la restricción de movimiento a los que pueden someterse algunos fetos. Dicha restricción a su vez puede deberse a diversos factores, inadecuado desarrollo músculo esquelético del feto, poco espacio intrauterino o un líquido amniótico deficiente.

En resumidas cuentas, son las limitaciones de movimiento que puede presentar el feto durante su desarrollo, lo que conlleva a que este tipo de afecciones se generen.

¿Qué partes del cuerpo afecta?

Se define como una enfermedad múltiple, debido a que afecta más de una articulación. Hombros, muñecas, codos, cadera, pies, rodillas, son algunas de las partes del cuerpo más afectadas por la Artrogriposis múltiple.

¿Se puede tratar la Artrogriposis múltiple?

Sí, a pesar de que el daño en las articulaciones puede llegar a ser muy grave, hay algunas opciones de tratamiento para la Artrogriposis múltiple que pueden arrojar excelentes resultados.

  • Tratamiento ortopédico

En este caso se hace uso de aparatos ortopédicos y férulas de uso progresivo y que se adaptarán al desarrollo del pequeño. El objetivo de estos es impedir que aumente la deformidad de la articulación, y pueden ser usados durante la noche o en el día.

  • Fisioterapia

Con el tratamiento de fisioterapia se busca recuperar la movilidad de la articulación, mientras se fortalece la musculatura, además de que evita que la articulación afectada empeore. La terapia acuática, es una de las más usadas, en caso de que la deformidad lleve a problemas respiratorios del niño, la fisioterapia respiratoria puede ser de gran ayuda.

  • Cirugía

Cuando el daño de la articulación es muy complejo, para corregir la deformidad de la misma, se lleva a cabo un procedimiento quirúrgico.

Si bien la Artrogriposis múltiple congénita, no es una enfermedad muy común, es importante que tu médico esté atento al desarrollo adecuado del feto en caso de ser diagnosticada esta afección. Y tras su nacimiento, busques al especialista adecuado para comenzar a trabajar en el tratamiento del pequeño.