Postoperatorio inmediato
Juan Manuel ha estado despierto durante la intervención aunque con una sedación suave para que no estuviera nervioso ni incómodo el tiempo que ha durado, ahora lo llevan a reanimación con un cabestrillo en el brazo intervenido y unos pequeños apósitos que cubren los portales artroscópicos. No tiene ningún dolor ya que la anestesia del plexo braquial le va a durar varias horas, son las 10:30, en reanimación el personal responsable le tomará las constantes y vigilara que se encuentre bien en todo momento. La anestesia realizada y la cirugía minimamente invasiva permiten que la recuperación postoperatoria sea muy rápida por lo que en 30-45 minutos el paciente ya puede subir a su habitación donde le esperan sus familiares que ya han sido informados por el cirujano de como ha transcurrido la cirugía.
Normalmente los pacientes pueden ser alta a su domicilio a lo largo del día siempre que mantengan unas constantes vitales normales y el dolor esté controlado. Al alta se les instruye en las cosas que pueden y no pueden hacer, deben de mantener el brazo inmovilizado con el cabestrillo aunque deben de retirarselo a diario para movilizar codo y el aseo. Una vez que pasa el efecto de la anestesia lo cual ocurre entre las 8-12 horas pueden haber molestias en el hombro que se controlan perfectamente con analgésicos orales. Lo que se le cuesta mucho es dormir las primeras noches, es muy difícil acostarse con el hombro inmovilizado y pueden aumentar las molestias, es por ello que muchos pacientes prefieren dormir sentados en algún sillón cómodo que se pueda reclinar. Esto es normal y ya se le había informado de ello por lo que no le extraña que durante las primeras noches sea más fácil dormir en el salón de casa y tomarse el analgésico prescito por su médico.
Las primeras tres semanas
La inmovilización tras la cirugía depende de las lesiones que se encuentren en el hombro y la técnica reparadora que se haya empleado. Lo habitual es entre 3 y 4 semanas aunque puede haber variaciones. Juan Manuel presentaba una lesión de SLAP de tamaño medio y se han empleado 3 implantes para repararla quedando todo el labrum lesionado reinsertado en el reborde de la glena, es una lesión de buen pronóstico y no precisará más de tres semanas de inmovilización, aunque está no será absoluta. A la semana de la cirugía acude a revisión con su traumatólogo experto en hombro, las heridas estaban bien, totalmente cicatrizadas al ser de muy pequeño tamaño, le han retirado los puntos, el hombro no presenta ya inflamación y las molestias están muy controladas, ya practicamente no precisa tomar ningún analgésico. Su médico le explica que puede empezar a realizar movimientos pendulares con el hombro, esto servirá para relajar la musculatura a la vez que se comienza a recuperar cierto grado de movilidad.
8EDA3F7A-19F6-4EC0-9BF5-8FC8AE054BC7
Movimientos pendulares de hombro (péndulos de Codman)
Está técnica representa uno de los pilares en la recuperación de cualquier lesión del hombro. Son muy fáciles y practicamente todos los pacientes los pueden realizar por sí mismos en su casa. Consiste en apoyar la mano sana en una superficie estable, por ejemplo una mesa y flexionar el tronco hacia adelante a la vez que se deja el hombro totalmente relajados. Si lo probamos a realizar veremos como cuanto más nos inclinemos hacia adelante más se separa el brazo intervenido del cuerpo ya que por acción de la gravedad el brazo “cuelga” hacia abajo del hombro. En esta posición y realizando el movimiento con el tronco intentamos que el brazo colgante realice movimientos pendulares en el sentido de las agujas del reloj y a la inversa. Se obtienen varios efectos: relajación de la musculatura, decoaptación (mínima separación) de la superficies articulares e inicio de la recuperación del balance articular, todo esto sin activar la musculatura ni estirar los ligamentos del hombro.
Revisión a las tres semanas
Tres semanas después de la cirugía Juan Manuel acude de nuevo a su traumatólogo, ha realizado los movimientos pendulares todos los días mañana y tarde, puede mover el codo y la mano con normalidad, las heridas de los portales están completamente curadas y no hay dolor. Es el momento de la retirada progresiva del cabestrillo, esto se consigue en unos pocos días y se inicia retirando la inmovilización desde el día siguiente a la visita un rato por la mañana y por la tarde, al día siguiente más tiempo y así sucesivamente hasta que en unos 4-5 días el paciente ya no necesita llevar cabestrillo. Durante el tiempo que se lo retira se le instruye en realizar movimientos cotidianos para ayudar al lado no intervenido, por ejemplo para comer, asearse vestirse; por supuesto se le prohibe coger peso y realizar movimienos bruscos. Puede que el paciente esté más cómodo llevando el cabestrillo por la calle o si va a estar en sitios muy concurridos.
739D738D-E688-4E58-9E8E-F76046B8801E
Recuperación funcional. Fisioterapia del hombro
Que hariamos los traumatólogos de hombro sin la ayuda del médico rehabilitador y el fisioterapeuta, son fundamentales para la recuperación de un hombro intervenido. Juan Manuel acude en la 4ª semana postquirúrgica al fisioterapeuta, éste después de la exploración del paciente  y de ver los informes sobre la intervención realizada pautará el plan rehabilitador. Los objetivos son claros recuperar una función óptima del hombro. ¿Qué llamamos función óptima?. Esto depende de muchos factores: edad, lado intervenido, trabajo o actividades cotidianas, deporte, actividades de ocio. Una función óptima debe de acercarse a la que tenía el paciente antes de sufrir la lesión de la que se ha operado. El el caso que nos ocupa Juan Manuel es un hombre joven que debe de poder realizar todas las actividades que hacia previamente, es decir su actividad laboral y deportiva sin restricciones. Al inicio del tratamiento el fisioterapeuta buscará tener un hombro sin dolor, sin inflamación para recuperar primero un balance articular completo, es decir una movilidad completa, más adelante se buscará conseguir un balance muscular, fuerza muscular similar a la previa.
Alta del paciente
Juan Manuel ha seguido a rajatabla las instrucciones del traumatólogo y del fisioterapeuta, han pasado dos meses tras la intervención, hace ya unas semanas que ha vuelto al trabajo ya que éste no es de esfuerzo aunque si que tiene que conducir. Aunque aún no puede hacer todos los ejercicios en el gimnasio a los que está acostumbrado si que ha empezado con trabajo aeróbico, tronco y miembros inferiores. Tiene una movilidad completa aunque le han aconsejado con sobrepasar esos límites de movilidad si nota alguna molestia. Todavía nota diferencia de fuerza en el brazo operado, es normal, la fuerza muscular tardará aún varias semanas en recuperarse previamente. Es la última consulta con su traumatólogo, tras hablar un rato sobre como se encuentra, pasamos a la exploración, el hombro presenta una movilidad completa, no hay dolor y no hay signos de inestabilidad. Por fin recibe el alta, se ha terminado su tratamiento, deberá seguir un plan de entrenamiento específico para recuperar toda la fuerza muscular pero podrá realizarlo en el gimnasio.