Todo lo que necesitas saber sobre la Fractura de Escápula.

La escápula u omóplato es la estructura ósea que se encuentra ubicada en la parte superior de la espalda, esta permite la conexión de la parte superior del brazo y el tórax o pared torácica.

¿Qué es una fractura de escápula?

Es la rotura del hueso del hombro, también conocido como omóplato, este tipo de fracturas además de afectar el hueso en cuestión, puede llegar a afectar otras áreas, como por ejemplo; el pecho, la clavícula, el húmero.

¿Quiénes son más propensos a las fracturas de la escápula?

En general, quienes tienden a ser más propensos a las fracturas de la escápula son los hombres con edades comprendidas entre los 25 y los 45 años de edad, esto se debe a las diversas actividades deportivas que suelen realizar.

Así mismo la incidencia de accidentes automovilísticos en la población masculina también los hace más propensos a este tipo de fracturas.

¿Cuáles son los síntomas y señales de una fractura de escápula?

  • Cuando surge una fractura del omóplato, la hinchazón es un síntoma frecuente, así como los moretones que pueden llegar a aparecer en la parte superior del omóplato.
  • Al intentar mover el brazo lesionado puedes sentir un intenso dolor.
  • Se te dificultará levantar el brazo cuya escápula se ha fracturado.
  • El dolor se hará más fuerte cuando intentas respirar.
  • El hombro perderá su forma convencional, en caso de una fractura suele lucir deformado.

¿Qué causa la fractura de la escápula?

Son diversas las causas de una fractura de escápula, pero en general suelen asociarse con un trauma directo, deportes de contacto, riñas callejeras, accidentes de coches, estas son las causas más frecuentes para este tipo de lesiones. Las caídas donde el hombro recibe todo el peso del cuerpo también pueden fractura la escápula.

Tratamiento para las fracturas de escápula

  1. Cabestrillo.

La primera alternativa es llevar a cabo un tratamiento que no requiera cirugía, en este caso la inmovilización del brazo afectado a través del cabestrillo es la mejor opción, mantener el hombro inmovilizado en su lugar natural permitirá que el hueso sane.

  1. Ejercicios.

Una vez que el tiempo con el cabestrillo transcurra, de seguro tu hombro se sentirá algo rígido, en estos caos el ejercicio es una buena alternativa, en general los estiramientos pasivos te ayudarán a que el hombro pueda moverse con facilidad. A medida que el brazo sana puedes hacer otra serie de ejercicios ideales para los hombros.

  1. Cirugía.

Cuando las fracturas son más graves, es necesaria la cirugía, la colocación de tornillos que permiten sostener el hueso, así como placas, permitirán la correcta sanación de la escápula.