El reemplazo total de hombro es un procedimiento quirúrgico altamente beneficioso destinado a reducir el dolor y restaurar la movilidad en pacientes con artrosis de hombro avanzada y, ocasionalmente, después de ciertas fracturas severas de hombro. Un año después de la cirugía, el 95% de los pacientes disfrutan de una función sin dolor, lo que les permite ejercitar el área del hombro lo suficiente como para promover la restauración de la fuerza y ​​el movimiento. La mayoría de los pacientes de prótesis de hombro regresan con éxito a las actividades que disfrutan, lo que hace que el procedimiento sea una opción muy valiosa para una amplia variedad de personas que tienen dolor de hombro debido a la pérdida de cartílago o en secuelas de fracturas graves.

Prótesis de Hombro

 

¿Qué es la cirugía de reemplazo de hombro?

El beneficio principal de la cirugía de reemplazo (artroplastia o prótesis de hombro es el alivio del dolor. Los beneficios adicionales incluyen la restauración del movimiento, la fuerza y ​​la función para ayudar a los pacientes a volver a un nivel de actividad lo más cercano posible a la normalidad. Muchos pacientes regresan a los deportes que les encantan, como el tenis, el golf y la natación, mientras siguen iniciativas de salud personal como el entrenamiento individual, el yoga y el pilates.

 

¿Qué causa las enfermedades tratadas con prótesis de hombro?

La artritis dolorosa del hombro se refiere a la desaparición de las superficies de cartílago normalmente lisas del hombro que permite que la bola y la cavidad de la articulación se deslicen suavemente una contra la otra. Esta desaparición de la cubierta del cartílago da como resultado una articulación “hueso sobre hueso”, que puede ser bastante dolorosa. Las nuevas superficies implantadas quirúrgicamente proporcionan una restauración del movimiento y disminuir el dolor.

La artrosis del hombro puede desarrollarse a partir de años de uso excesivo, como con jugadores de tenis, levantadores de pesas y otros atletas que ejercen presión continua sobre sus hombros. En otros casos, una lesión aguda como un manguito rotador roto o una fractura de hombro desencadena un daño a largo plazo.

Las formas de artritis inflamatoria crónica (como la artritis reumatoide) y la espondilitis anquilosante son enfermedades autoinmunes sin una causa completamente comprendida.

 

Diagnóstico de candidatos a cirugía de reemplazo de hombro

La indicación más común para que una persona deba operarse de prótesisde hombro es el dolor de hombro que no se puede controlar con tratamientos no quirúrgicos. Tal dolor suele ir acompañado de una rigidez progresiva y pérdida de movimiento, en la que los pacientes a menudo experimentan una sensación de rechinar o crujidos dentro de la articulación del hombro. Estos síntomas y sensaciones indican que los huesos de la bola y la cavidad se rozan entre sí porque el cartílago que debería estar entre ellos se ha desgastado.

Se toman una serie de radiografías estándar para determinar el grado de artrosis. También puede ser necesaria una tomografía computarizada, que es una radiografía especializada y una resonancia magnética (MRI), para evaluar la calidad ósea de un paciente y la condición de los tejidos circundantes importantes, como el tendón del manguito rotador.

Si se sospecha daño en los nervios, se puede ordenar una prueba EMG o un estudio de conducción nerviosa para evaluar los nervios que alimentan los músculos importantes del hombro.

Algunos pacientes que experimentan osteoartritis temprana pueden considerar un tratamiento más conservador de su condición para determinar si un reemplazo de hombro es necesario o puede retrasarse. Dichas medidas incluyen:
- Terapia física.

- Medicamentos como los antiinflamatorios no esteroideos (AINE).

- Inyecciones de corticosteroides (a veces se recomiendan antes de un procedimiento de reemplazo de hombro. Sin embargo, la mayoría de los candidatos no experimentarán un alivio duradero con estas inyecciones, por lo que el reemplazo de hombro es un siguiente paso necesario si el dolor no se controla).

 

¿Quién no debería recibir un reemplazo de hombro?

Ciertos pacientes están contraindicados (no son buenos candidatos) para el reemplazo de hombro. Estos incluyen aquellos:

- Cuyos síntomas no son lo suficientemente incapacitantes como para justificar una cirugía

- Presentan pérdida o parálisis tanto del manguito de los rotadores como del músculo deltoides.

- Que tienen infecciones activas

- Con una enfermedad progresiva del sistema nervioso que ha afectado la articulación

 

Cirugías alternativas para ciertos pacientes.

Para muchas afecciones del hombro que involucran los ligamentos, músculos y tendones circundantes, como una lesión en el manguito de los rotadores o un desgarro del labrum del hombro, con frecuencia se recomienda un procedimiento de artroscopia del hombro. La artroscopia es uno de los tipos más comunes de cirugía de hombro y es atractiva para muchos pacientes porque es mínimamente invasiva. Sin embargo, la cirugía artroscópica trata principalmente afecciones que causan artritis. Para los pacientes con artritis, generalmente es útil solo antes de que la artritis de la articulación haya producido una pérdida de cartílago importante.

 

Descripción general del procedimiento, anestesia y tipos de implantes.

 

Prótesis anatómica

En la cirugía de reemplazo de hombro, la cabeza humeral dañada (o “bola” de la articulación) se reemplaza con una bola de metal, y una superficie plástica lisa reemplaza a la cavidad glenoidea. Superficies de metal sobre plástico (en lugar de metal sobre metal) son el sello distintivo de prácticamente todos los sistemas de implantes de reemplazo de hombro.

 

Hemiartroplastia

El reemplazo parcial de hombro también se puede recomendar para pacientes con ciertas fracturas severas de hombro de la cabeza humeral. Esta técnica requiere el reemplazo del componente de la bola solamente.

 

Prótesis invertida

El diseño del hombro inverso coloca un implante de bola en el cavidad natural del paciente en la escápula, y se coloca un nuevo implante en cúpula en el hueso del húmero. El diseño inverso tiene más estabilidad y no necesita los tendones para mantenerlo en su lugar. También es movido por el músculo deltoides, no por el tendón del manguito rotador, por lo que es una opción ideal cuando el hombro dañado necesita nuevas superficies, pero no tiene tejidos blandos lo suficientemente sanos como para estabilizarse y moverse.

El fundamento del diseño para el reemplazo inverso del hombro se basa en el hecho de que, en la naturaleza, la bola del hombro “descansa contra” la cavidad (en lugar de estar profundamente contenida dentro de la cavidad) por lo que depende de los tendones que rodean la cabeza humeral para sostenerla y moverse. En algunos tipos de artritis, estos tendones están severamente dañados, desgarrados o no funcionan.

 

Anestesia

Para el reemplazo total de hombro, se puede usar anestesia regional con bloqueo interescalénico o anestesia general (o ambas, en muchos casos). Durante la operación, el paciente estará sedado e inconsciente, colocado en una posición sentada.

 

La cirugía se compone de los siguientes seis pasos básicos:

El cirujano separa los músculos deltoides y pectorales para acceder al hombro en un área en gran parte libre de nervios (para minimizar el daño nervioso).

El hombro se abre cortando uno de los músculos frontales del manguito rotador, que cubre el hombro. Esto “abre la puerta” para permitir que el cirujano vea y manipule las partes desgastadas de la articulación.

Se retiran las secciones artríticas de la articulación.

Se insertan los componentes de la cavidad del implante, la bola y el vástago.

La incisión del músculo del manguito rotador se cierra y se cose.

La incisión externa (piel) se limpia y cose, y se aplica un vendaje como cobertura temporal.


Tipos de materiales de implante


Prótesis anatómica de hombro

Se utilizan muchos tipos diferentes de implantes en los reemplazos anatómicos del hombro. Sin embargo, todos comparten los mismos componentes básicos: una bola de metal que se apoya contra un zócalo de plástico (polietileno). El objetivo del reemplazo del hombro es extraer la cabeza humeral desgastada del paciente, reemplazarla con el componente de “bola” de metal unido a un vástago que se extiende hacia abajo dentro del húmero del paciente y luego colocar una cavidad plástica sobre la superficie del la propia glenoides del paciente. El encaje de polietileno a menudo se cementa al hueso que lo rodea, al menos en parte, de modo que la fijación al hueso sea inmediata. La bola protésica tiene un vástago que generalmente se coloca dentro del húmero sin necesidad de cemento. En la mayoría de los casos, las prótesis nuevas presentan tallos que realmente promueven el crecimiento óseo natural en el material.

 

En reemplazos de hombro reverso

En un hombro inversolos componentes, aunque todavía son metálicos y plásticos, se invierten: la bola de metal está unida a la cavidad existente del paciente, y una nueva cavidad de plástico está unida al húmero superior del paciente, que anteriormente Incluye la bola natural del hombro anatómico que habremos retirado previamente.

 

Complicaciones

Las complicaciones son poco frecuentes en el reemplazo total de hombro, pero pueden incluir:

- Rigidez

- Inestabilidad (se separan los dos componentes protésicos)

- Infección

- Lesión nerviosa

- Aflojamiento glenoideo

 

Recuperación y rehabilitación de cirugía de reemplazo de hombro

Después de salir de la sala de operaciones con el brazo inmovilizado a un lado en un cabestrillo, el paciente se despertará en la sala de recuperación.

 

El día después de la cirugía.

Se tomarán radiografías para documentar que el implante está colocado correctamente. Luego, si se confirma el rango de movimiento y la estabilidad del implante, la fisioterapia comenzará ese mismo día. El hombro será inmovilizado por con cuidado durante la fase de rehabilitación temprana para permitir que los tendones que han sido reparados sanen.

 

Tiempo de recuperación

Por lo general, los pacientes tardan ocho semanas o más en recuperarse. Pueden pasar varios meses antes de que un paciente pueda realizar trabajos pesados ​​o ejercicios de fuerza extenuantes. Los plazos habituales para la recuperación son los siguientes:

Al paciente se le permite usar la mano y la muñeca poco después de la cirugía.

Después de aproximadamente seis semanas, el paciente puede usar todo el brazo, incluido el hombro, para realizar actividad ligera.

Alrededor de ocho semanas después de la cirugía (más en algunos casos) el paciente puede comenzar a usar el brazo y el hombro de manera activa y sin restricciones.

Aproximadamente tres meses después de la cirugía, la mayoría de los pacientes están razonablemente cómodos, tienen un movimiento aproximadamente medio normal, pero notan cierta debilidad.

A los seis meses, la mayoría de los pacientes no sienten dolor (aunque pueden experimentar dolor durante ciertas condiciones climáticas) y tienen un movimiento y una fuerza de aproximadamente dos tercios de lo normal.

Al año, aproximadamente el 95% de los pacientes de reemplazo de hombro no tendrán dolor, y el 5% restante generalmente no tendrá más que un dolor relacionado con el clima o un dolor ocasional debido a una actividad excesiva. Del mismo modo, probablemente no habrá limitaciones de fuerza significativas, dependiendo de la condición muscular.

Regreso al trabajo

Los pacientes generalmente pueden regresar al trabajo de escritorio dentro de las 2 a 3 semanas posteriores a la cirugía, pero que el trabajo pesado está prohibido durante cuatro meses o más. El tiempo exacto depende en gran medida del movimiento y la fuerza del hombro y de cómo progresa el paciente. La condición prequirúrgica de los músculos y tendones del hombro de la persona juega el papel más importante en el marco temporal de la recuperación de un paciente.

Es importante comprender que la rehabilitación postoperatoria adecuada y extensa es un factor clave para lograr el máximo beneficio de la cirugía de reemplazo de hombro. Con esto en mente, el reemplazo de hombro generalmente se considera tan exitoso para aliviar el dolor como los reemplazos totales de cadera o rodilla.
cirugia del hombro