¿Qué es una artroscopia de hombro?

La artroscopia de hombro es una cirugía en la que se utiliza una pequeña cámara (artroscopio), que se inserta a través de una pequeña incisión en la piel, para examinar y reparar los tejidos dentro o alrededor de la articulación del hombro. El doctor Diego Giménez Belmonte, especialista en cirugía ortopédica y traumatología, director de la clínica cirugía del hombro forma parte de la unidad de traumatología del Hospital de Molina, donde se aplica esta técnica quirúrgica con numerosas ventajas para el paciente. El diagnóstico de la patología es más exacto, aparecen menos complicaciones y la recuperación es más rápida, ya que se evita la cirugía abierta. La artroscopia de hombro, una cirugía que reduce el dolor y el riesgo para el paciente El tratamiento sirve para detectar con más exactitud las lesiones y repararlas sin abrir el cuerpo.

Cuando sentimos dolor en el hombro o notamos una cierta pérdida de movilidad del mismo, lo más probable es que estemos sufriendo una lesión. Puede venir provocada por traumatismos como los producidos por un accidente, por la práctica deportiva o por patología degenerativa, es decir, con la edad. Para diagnosticar estas lesiones, la unidad de traumatología del Hospital de Molina utiliza la artroscopia.

Doctor Diego Giménez

DR

El doctor Diego Giménez, traumatólogo experto en cirugía del hombro que forma parte de la unidad, explica que “la artroscopia es una técnica que consiste en la realización de pequeñas incisiones en el hombro, a través de las cuales introducimos una cámara para visualizar todas las estructuras del hombro: hueso, tendones, ligamentos, cápsula y músculo. Esto nos permite ver cualquier tipo de lesión que haya en la articulación, así como roturas, fracturas, infl amación, desgaste, etcétera”. Pero la artroscopia no sólo sirve para diagnosticar lesiones, sino que permite al traumatólogo reparar la mayoría de ellas, “incluso algunas que no podríamos ver por cirugía abierta convencional”, asegura el doctor Diego Giménez.

Ventajas de realizar una artroscopia de hombro:

En el Hospital de Molina se reparan por artroscopia lesiones del manguito rotador, luxaciones recidivantes (reaparición de una enfermedad) de hombro, luxaciones acromioclaviculares, tendinopatías, se extraen calcifi caciones y cuerpos libres, y se solventan secuelas de fractura, artrosis, lesiones del cartílago y del bíceps, lesiones deportivas y nervios ‘atrapados’. El campo de la cirugía artroscópica está en continuo avance, por lo que es de esperar que a corto plazo se amplíen las indicaciones. “Actualmente trabajamos en técnicas para reparar ciertos tipos de fractura y lesiones artrósicas que hasta el momento precisan de cirugía convencional”, asegura el doctor. Tanto ha avanzado la cirugía en general que la artroscopia se utiliza en muchas más operaciones que la propia cirugía abierta: “Soy cirujano de hombro desde 1998 y empecé haciendo cirugía abierta. Conforme se han ido desarrollando las técnicas artroscópicas, me he especializado en este tipo de cirugía, y ahora mismo se hacen más operaciones por artroscopia que por cirugía abierta, aunque, por supuesto, sigo haciendo cirugía abierta en casos de fracturas complejas y prótesis de hombro”.

El doctor Diego Giménez realiza unas cien operaciones al año, de las que la gran mayoría se desarrollan en el Hospital de Molina. Sus ventajas son notorias. La cirugía artroscópica supone una menor agresión a los tejidos por lo que el postoperatorio es mucho mejor, con menos dolor, y la vuelta a la vida diaria y laboral es mucho más rápida. Además, el riesgo quirúrgico es menor y el diagnóstico de la patología es más exacto al ver, desde dentro, las estructuras enfermas o lesionadas.

En el Hospital de Molina la cirugía artroscópica del hombro se realiza habitualmente en el mismo día o, como mucho, con una noche de ingreso, ya que no suele ser necesaria la anestesia general y en la mayoría de las intervenciones se puede aplicar el bloqueo anestésico del hombro, lo cual disminuye el riesgo.

La cirugía artroscópica tiene un porcentaje de complicaciones inferior que la cirugía abierta y siempre cabe la posibilidad de cambiar de técnica si fuera necesario. Los implantes que usamos no son metálicos y no necesitan que los extraigamos al cabo del tiempo”, indica el especialista. Aunque depende de las lesiones que se hayan reparado en la operación, en la mayoría de los casos, al no haberse tocado la musculatura que rodea el hombro, no es necesaria la inmovilización del mismo durante el postoperatorio, y si hiciera falta, el tiempo de reposo es menor. En cuanto a los resultados de este tipo de intervenciones, en la actualidad son similares a los producidos por la cirugía abierta. Sin embargo, en cuanto a molestias, complicaciones y tiempo de recuperación, la cirugía artroscópica ofrece unos resultados mucho mejores: “Incluso podría decir que hay patologías, como algunas lesiones deportivas y la luxación recidivante de hombro, que se reparan mucho mejor por artroscopia que abriendo el hombro”, asegura el traumatólogo

ACTUALIDAD: La Artroscopia de Hombro
5 (100%) 1 vote