Daniel tiene 49 años y es un trabajador incansable. Hace 5 años su vida cambió radicalmente. Daniel sufrió una hemorragia cerebral que le hizo entrar en quirófano.

Todo fue bien pero como secuela le quedaron unas serie de crisis convulsivas que, todavía hoy, necesitan tratamiento. En octubre de 2013 tras una de estas crisis refería dolor y dificultad de movimientos en ambos hombros.

Luxación Crónica Posterior Bilateral de Hombro

En un principio Daniel no hizo mucho caso pensando que se habría golpeado durante la crisis. Sin embargo, como las molestia no remitían acudió a urgencias donde le practicaron unas radiografías que fueron interpretadas como normales.

Así que le prescribieron el correspondiente tratamiento. Con el paso de los días, Daniel no notó ninguna mejora por lo que decidió acudir a nuestra consulta. Al recibirlo se le hicieron nuevas radiografías con proyecciones especiales y un TAC. El diagnóstico fue una luxación crónica posterior bilateral.

Resolución de la operación de hombro

Esta lesión a veces es muy difícil de diagnosticar y pasa frecuentemente desapercibida. Debido a eso las pruebas iniciales no determinaron un problema grave. Tras pocos días, el paciente fue intervenido realizándose una reducción abierta de la luxación y un relleno del defecto de la cabeza humeral con una transposición de la tuberosidad menor con tendón del subescapular.

Tras 6 semanas de inmovilización, 2 meses de fisioterapia, y la dedicación que caracteriza a Daniel, nuestro paciente estuvo listo para volver poco a poco a su vida normal.

Artroscopia de rodilla

Rate this post