La espondilolisis y la espondilolistesis son causas comunes de dolor lumbar en atletas jóvenes. La primera consiste en una grieta o fractura de estrés desarrollada a través de la pars interarticularis, que es una porción pequeña y delgada de la vértebra que conecta las articulaciones de la cara superior e inferior. Mientras que la segunda puede ocurrir en personas de todas las edades pero, debido a que sus espinas todavía están en desarrollo, los niños y adolescentes son más susceptibles.

Más comúnmente, la espondilosis ocurre en la quinta vértebra de la columna lumbar (inferior), aunque a veces puede aparecer también en la cuarta vértebra lumbar. La fractura puede producirse en un lado o a ambos lados del hueso. La pars interarticularis es la porción más débil de la vértebra, lo que significa que es también el área más vulnerable de nuestro cuerpo a sufrir lesiones por estrés repetitivo, así como por el uso excesivo que caracteriza muchos deportes.columna

En algunos casos, la fractura por estrés debilita tanto al hueso que no puede mantener su posición adecuada en la columna vertebral, desplazando la vértebra hacia fuera de su lugar. Esta condición se llama espondilolistesis, y en niños y adolescentes ocurre con más frecuencia.

Los médicos comúnmente describen la espondilolistesis como grado bajo o grado alto, dependiendo de la cantidad de deslizamiento. Un deslizamiento de alto grado ocurre cuando más del 50 por ciento del ancho de la vértebra fracturada se desliza hacia adelante sobre la vértebra debajo de él. Los pacientes con deslizamientos de alto grado son más propensos a experimentar dolor significativo y lesión nerviosa ya necesitar cirugía para aliviar sus síntomas.

Para la mayoría de los pacientes con espondilolisis y espondilolistesis, el dolor de espalda y otros síntomas mejorarán con el tratamiento conservador. Esto siempre comienza con un período de descanso de los deportes y otras actividades extenuantes.

Los pacientes que tienen dolor de espalda persistente o deslizamiento severo de una vértebra, sin embargo, pueden necesitar cirugía para aliviar sus síntomas y permitir un retorno a los deportes y actividades.

Principales Causas

La principal causa está directamente relacionada con un uso excesivo. Tanto la espondilolisis como la espondilolistesis tienen más probabilidades de ocurrir en personas jóvenes que participan en deportes que requieren un exceso de estiramiento (hiperextensión) de la columna lumbar, como puede ser la gimnasia, el fútbol o el levantamiento de pesas. Con el tiempo, este tipo de uso excesivo puede debilitar la pars interarticularis, dando lugar a la fractura y / o el deslizamiento de una vértebra.

La genética es otra de las principales razones. Los médicos creen que algunas personas pueden nacer con hueso vertebral  más delgado de lo normal, y esto puede hacerlas más vulnerables a las fracturas.

 

Principales Síntomas

El dolor de espondilolisis y espondilolistesis comienza en el centro de la parte inferior de la espalda y se irradia hacia abajo. En muchos casos, los pacientes con espondilolisis y espondilolistesis no presentan síntomas evidentes, hasta el punto de que ni siquiera pueden ser descubiertas hasta que se toma una radiografía para una lesión o afección no relacionada.

El síntoma más común es dolor de la parte baja de la espalda, que puede provocar:

  • Sentirse similar a una tensión muscular
  • Irradiar hasta las nalgas y la parte posterior de los muslos
  • Empeorar con actividad y mejorar con descanso

En los pacientes con espondilolistesis, los espasmos musculares pueden llevar a signos y síntomas adicionales, incluyendo:

  • Rigidez en la región glútea
  • Acortamiento de isquiotibiales (los músculos en la parte posterior del muslo)
  • Dificultad para estar de pie y caminar

Los pacientes con espondilolistesis que tienen deslizamientos severos o de alto grado pueden tener hormigueo, entumecimiento o debilidad en una o ambas piernas. Estos síntomas son el resultado de la presión sobre la raíz del nervio espinal cuando sale del canal espinal cerca de la fractura.

Examen físico

Su médico comenzará tomando un historial médico y preguntando acerca de la salud general y de los síntomas de su hijo. Él o ella querrán saber si su hij@ participa en deportes.

Después, su médico examinará cuidadosamente la espalda y la columna vertebral de su hijo para buscar posibles:

  • Áreas de dolor
  • Rango limitado de movimiento
  • Espasmos musculares
  • Debilidad muscular

Su médico también observará la postura y el andar de su niño (la manera que él o ella camina). En algunos casos, los músculos isquiotibiales acortados pueden hacer que el paciente se ponga de pie torpemente o camine con una marcha de piernas rígidas.

vertebra

Pruebas de imagen

Su médico puede ordenar radiografías de la espalda baja de su hijo desde varios ángulos diferentes para buscar una fractura por estrés y ver la alineación de las vértebras.

Si las radiografías muestran una “fisura” o una fractura por estrés en la porción pars interarticular de la cuarta o quinta vértebra lumbar, el diagnóstico marcará que sufre espondilolisis. Si en cambio la brecha de fractura en la pars interarticularis se ha ensanchado y la vértebra se ha desplazado hacia adelante, será diagnosticada espondilolistesis.

También está la tomografía computarizada (TAC), que resulta más detallada que las radiografías simples, las tomografías computarizadas pueden ayudar a su médico a saber más sobre la fractura o el deslizamiento y pueden ser útiles en la planificación del tratamiento.

Lo mismo ocurre con las imágenes de resonancia magnética (MRI). Estos estudios proporcionan mejores imágenes de los tejidos blandos del cuerpo. Aquí una resonancia magnética puede ayudar a su médico a determinar si hay daño en los discos intervertebrales o si una vértebra desplazada está presionando sobre las raíces nerviosas.

También puede ayudar a su médico a determinar si hay lesión en el pars antes de que se pueda ver en la radiografía.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento para la espondilolisis y la espondilolistesis son:

  • Reducir el dolor
  • Permitir que una fractura reciente se cure
  • Devolver al paciente a deportes y otras actividades diarias

Tratamiento no quirúrgico

El tratamiento inicial es casi siempre de naturaleza no quirúrgica. La mayoría de los pacientes con espondilolisis y espondilolistesis de bajo grado mejorarán con el tratamiento no quirúrgico.

El tratamiento no quirúrgico puede incluir:

  • Descanso: Evitar los deportes y otras actividades que ponen en estrés excesivo la espalda baja durante un período de tiempo a menudo puede ayudar a mejorar el dolor de espalda y otros síntomas.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE): pueden ayudar a reducir la hinchazón y aliviar el dolor de espalda.
  • Terapia física: Ejercicios específicos que pueden ayudar a mejorar la flexibilidad, estirar los músculos de la corva, y fortalecer los músculos de la espalda y el abdomen.
  • Corsés: Algunos pacientes pueden necesitar usar un aparato ortopédico durante un período de tiempo para limitar el movimiento en la columna vertebral y proporcionar una oportunidad para que cure la fractura.

Tratamiento quirúrgico

La cirugía puede ser recomendada para pacientes con espondilolistesis que tengan:

  • Deslizamiento severo o de alto grado
  • Deslizamiento que progresivamente empeora
  • Dolor de espalda que no ha mejorado después de un período de tratamiento no quirúrgico

La fusión espinal entre la quinta vértebra lumbar y el sacro es el procedimiento quirúrgico más utilizado para tratar a los pacientes con espondilolistesis.

Los objetivos de la fusión espinal son:

  • Evitar la progresión del deslizamiento
  • Estabilizar la columna vertebral
  • Alivie el dolor de espalda significativo

Procedimiento quirúrgico

La fusión espinal es esencialmente un proceso de “soldadura“. La idea básica es fusionar las vértebras afectadas para que se curen en un solo hueso sólido. La fusión elimina el movimiento entre las vértebras dañadas y quita una cierta flexibilidad espinal. La teoría es que, si el segmento doloroso de la columna vertebral no se mueve, no debería doler.

Durante el procedimiento, el médico primero realinea las vértebras de la columna lumbar. Pequeños trozos de hueso (injerto óseo) se colocan entonces en los espacios entre las vértebras a fusionar. Con el tiempo, los huesos crecen juntos, similar a cómo se cura un hueso roto. Antes de colocar el injerto óseo, su médico puede usar tornillos y varillas de metal para estabilizar aún más la columna vertebral y mejorar las posibilidades de éxito de la fusión.

En algunos casos, los pacientes con deslizamiento de alto grado también tendrán compresión de las raíces nerviosas espinales. Si este es el caso, su médico puede realizar un procedimiento para abrir el canal espinal y aliviar la presión sobre los nervios antes de realizar la fusión espinal.

Espondilolisis y espondilolistesis. ¿Qué son y qué diferencias existen entre ellas?
5 (100%) 1 vote